Los fallos al planificar tu jubilación que debes evitar

PreahorroJubilación2 Comments

Errores a planificar tu jubilación a los 40 años

Seguro que tú también te imaginas una jubilación dorada en la que poder disfrutar de tu tiempo libre haciendo lo que más te gusta. Es normal, la mayoría de españoles lo hacemos. Lo que también hacemos muchos es caer en fallos al planificar tu jubilación que van mermando nuestras opciones de disfrutar de ese retiro soñado.

Hemos identificado los errores más comunes al preparar la jubilación y los hemos reunido por edades para que puedas evitarlos y conseguir tu objetivo. En cada uno de los siguientes enlaces podrás ver los errores más habituales al planificar tu jubilación y la fórmula para evitarlos.

ÍNDICE

Los 4 errores al planificar tu jubilación a los 30 años

Cumplir los 30 años implica madurez. Estamos en una etapa decisiva en la vida donde la mayoría de los españoles forjará lo que va a ser profesionalmente, se casará por primera vez, comprará casa y decidirá si tiene o no hijos.

La treintena no está exenta de piedras financieras en el camino y saber sortearlas es clave para poder tener la jubilación con la que sueñas. De hecho, el primer error al planificar la jubilación en esta etapa de la vida, el más repetido es, no pensar en el retiro.

Según un estudio de ING, la mayoría de españoles esperará hasta los 35 años para empezar a ahorrar para la jubilación. En otras palabras, desperdiciará 5 valiosos años. Esa máxima de que nunca es pronto para comenzar a buscar la libertad financiera es cierta. El motivo tiene nombre y se llama interés compuesto.

El interés compuesto consiste en reinvertir año tras año los intereses que generan tus ahorros y cuando mejor funciona es en largos periodos de tiempo. Dependiendo del dinero que ahorres tardará más o menos en coger tracción, pero cuando lo haga será imparable.

evolucion del interes compuesto

Más allá de este error de novato hay otros que debes tener en cuenta para alcanzar tu objetivo de jubilación.

Hacer un ‘All In’ por la casa

Un 38% de los españoles comprará su casa entre los 35 y los 44 años y será capaz de hacer esfuerzos titánicos para lograr ese sueño de convertirse en propietario. En términos de mus, se tirará un órdago o, como se diría en póker, hará un All In.

La traducción financiera es que destinará todos sus ahorros para pagar la entrada, incluida su red de seguridad, y se endeudará de la peor forma posible: a largo plazo. Una hipoteca a 30 años es una pesada losa que soportar durante la mitad de la vida.

Para empezar te obliga a conseguir un nivel de ingresos mínimo que sirva para pagarla, lo que impactará en tus decisiones vitales y puede convertirte en su esclavo a efectos prácticos. Y para terminar, el interés compuesto jugará a tu contra y hará que pagues hasta el doble por tu vivienda. Y todo para poder tener una cuota asumible que te permita seguir gastando.

Ahorrar poco

La otra alternativa de quienes se hipotecan es ajustar al máximo lo que pueden pagar cada mes, generalmente para poder comprar una casa mejor o más grande. La consecuencia directa es que ahorran, pero muy poco porque su presupuesto es muy ajustado.

Seguro que sueñas con un retiro lleno de ocio, viajes, hobbies… Todo eso cuesta un dinero que deberás haber ahorrado. La diferencia entre ahorrar mucho o poco es enorme y la mayoría de personas tiende a pensar que con un poco y la pensión pública será suficiente.

En el curso gratuito te damos las claves para ahorrar más de un 20% de tus ingresos sin esfuerzo.

Apostar por los productos financieros equivocados

La palabra jubilación tiende a equivaler a planes de pensiones cuando se trata de invertir. Limitarse a ellos es uno de los tres errores más repetidos al planificar el retiro.

Estamos acostumbrados a relacionar la jubilación con los planes de pensiones, pero éstos ocultan secretos que lastrarán su beneficio. De hecho, en 2023 la mayoría de los planes más vendidos están en pérdidas y el motivo es que la propuesta que hará el banco posiblemente no sea la que más te convenga.

¿Qué hacer entonces con tu ahorro? Lo primero es tener claro que la inversión que funciona de verdad es la inversión a largo plazo.

A partir de ahí, un asesor financiero puede ayudarte a escoger los productos adecuados para tu perfil como inversor.

No generar ingresos pasivos

Si acabas de entrar en la treintena estás en una etapa en la vida donde cuentas con tres recursos clave: tiempo, iniciativa y suficiente experiencia profesional. Salvo el último, los otros dos irán menguando con los años, en ambos casos por un aumento de las obligaciones personales y por la propia edad.

Jubilarte a los 40 no tiene por qué ser una utopía, pero para ello necesitarás generar suficiente libertad financiera. Invertir bien tus ahorros es una buena forma de lograrlo, como también ahorrar y recordar gastos, pero si de verdad quieres acelerar hacia tu jubilación dorada, necesitarás generar ingresos pasivos. ¿No sabes qué son? Aquí te lo explicamos.

Si quieres empezar por algo más sencillo, en este post te damos 7 ideas para aumentar tus ingresos ya mismo.

Los 13 fallos al planificar tu jubilación a los 40

Los 40 años son una etapa de plenitud laboral y emocional. Más allá de la manida crisis de los 40, se supone que llegado este punto en la vida ya estás asentado en tu vida personal y profesional y acumulas los contactos y experiencia para hacer lo que quieras.

Puede que la jubilación parezca lejana en el horizonte, pero es una realidad que tarde o temprano tendrás que afrontar. Llegado el momento, ni toda tu experiencia te librará de cometer errores. Estos son los fallos que debes evitar al planificar tu jubilación para poder conseguir tus objetivos.

Confiar en papá estado

Los españoles tenemos una fe ciega en las pensiones públicas. Es normal. Llevan décadas siendo el sustento de los jubilados y es lo que la mayoría ha visto en sus padres y abuelos. El problema es que la situación ha cambiado y el futuro de las pensiones no está asegurado.

Más allá del debate sobre si cobraremos o no pensiones, la única realidad es que la pensión pública está controlada por el Estado. Es el Gobierno quien determina cuánto cobrarás al jubilarte y nadie te asegura que la cuantía se vaya a mantener o que no pueda cambiar en cualquier momento. ¿Estás seguro de que quieres dejar algo tan importante fuera de tu control?

Por eso mismo, el primer error al planificar la jubilación es fiarlo todo al Estado y no preparar tu propia pensión.

Ser reactivo en lugar de proactivo

Para cimentar su ahorro para la jubilación la mayoría de personas irá al banco y preguntará por sus opciones. En función de lo que le proponga el banco reaccionará contratando o no, pero ahí terminará todo. En lugar de reaccionar, deberías actuar. Esto pasa por buscar la mejor alternativa para ahorrar e invertir a largo plazo, ser proactivo.

La realidad es que pocos lo hacen. El ciudadano medio puede pasar horas buscando y comparando precios antes de comprar un teléfono móvil, una decisión que en el mejor de los casos estará en torno a los 400 o 600 euros. ¿Por qué no hacer lo mismo con su ahorro a largo plazo?

Hoy en día hay plataformas como Rankia o Roams que te ayudarán a comparar productos financieros y otras como Finect (antigua Unience) donde podrás leer las opiniones de los usuarios.

Creer que solo existen planes de pensiones

Uno de los problemas derivados de la anterior tendencia es que la mayoría de personas se centrará en los planes de pensiones para ahorrar para su jubilación. Es lo que el banco les ofrece y a lo que están acostumbrados.

Sin embargo, hay todo un abanico de opciones, empezando por los fondos de inversión. Además, nunca deberías contratar un plan de pensiones sin leer antes este artículo: las verdades ocultas de los planes de pensiones.

La otra vertiente de este problema es tener un solo plan o fondo y pensar que con eso es suficiente. Para tener tus ahorros bien diversificados, hace falta algo más.

No pensar a largo plazo

Si cumples los plazos marcados por la Ley, todavía tendrás que trabajar 27 años hasta poder jubilarte. Es mucho tiempo y por eso la jubilación es una ‘jugada’ a largo plazo. Tu forma de afrontarlo también debería serlo.

🤔 A la mayoría de personas les da miedo invertir a largo plazo, pero no le ven problema a trabajar hasta los 80 años.

Y pese a todo, es muy fácil que tu dinero esté en productos a corto plazo como depósitos y otras herramientas similares que no te ofrecerán grandes rentabilidades. Según los tres bloques de la planificación financiera, para inversiones a más de cinco años el foco debe ser conseguir rentabilidad, no mantener el dinero a toda costa.

La diferencia entre conseguir un 1% o un 8% por tus ahorros es enorme. Para que te hagas una idea, con un ahorro anual de 3.600 euros y 20.000 euros de punto de partida, al cabo de 25 años tendrás 123.470 euros con ese 1%. Mientras, si sumas un 8% de beneficio anual terminarás 386.405 euros. Habrás aportado lo mismo, pero la diferencia entre los intereses es más que importante.

👉 Aquí puedes ver las claves para lograr ese beneficio que necesitas.

Ahorrar poco

Además de pensar a corto plazo, muchos cuarentones pecan de otro error básico: ahorrar poco. Si piensas que con 50 euros al mes es suficiente, piénsatelo dos veces.

Con 50 euros al mes estarás ahorran 600 euros al año. Al cabo de 27 años tendrás 16.200 euros más el interés que hayas sido capaz de generar. Con un 5%, que no está mal en principio, apenas tendrás 34.550 euros. ¿Suficiente?

Para juntar una cantidad razonable deberías estar ahorrando en torno a 250 euros al mes o 3.000 euros al año. En ese caso sí juntarías 172.314 euros.

No saber cuánto vas a necesitar al retirarte

Ahorrar poco tiene mucho que ver con otro error al planificar la jubilación a los 40 años: no saber cuánto vas a necesitar.

A los 40 es fácil pensar en cómo estarás a los 65 años, pero no a los 85 años. Se calcula que al jubilarse necesitarás en torno a un 70% de tus ingresos actuales. Sin embargo, si sueñas con una jubilación dorada, deberás tener claro los gastos que conlleva.

👌 ¿Te cuesta ver cómo hacerlo? Te lo ponemos fácil. En este artículo tienes las claves: Cómo averiguar cuánto necesitarás para jubilarte [PASO a PASO]

Desaprovechar la etapa de mayores ingresos de tu vida

Durante los 40 alcanzarás la plenitud profesional y económica. Estadísticamente es cuando más dinero vas a cobrar y deberías aprovecharlo para comprar activos. En otras palabras, generar ingresos pasivos, bien mediante inversiones en los mercados financieros, creando empresas o por otros medios.

Eso sí, en el caso de las empresas, protégete de uno de los errores financieros más repetidos a los 40 años: seguir tus sueños de juventud al montar tu empresa. Ese bar que siempre pensaste en montar con tus amigos posiblemente no sea la mejor idea para preparar tu jubilación.

Pensar que los 40 son los nuevos 30

Seguro que no es la primera vez que escuchas la frase. Es verdad que las opciones de ocio a los 40 superan a las de hace años y que gracias a la medicina y al avance de los programas deportivos es más fácil estar en forma. Sin embargo, los 40 no son los 30 en términos de inversión.

El motivo es claro: tienes 10 años menos para aprovechar el poder del interés compuesto. Todavía tienes tiempo para invertir, pero no de sobra ni mucho menos.

Para que lo entiendas mejor, la diferencia entre ahorrar 250 euros a los 40 años o hacerlo a los 50 años con un 5% de rentabilidad es de 90.850 euros.

Tener solo un plan A

Todo el mundo tiene un plan –salvo el Joker en Batman, El Caballero Oscuro-. El problema es que, efectivamente, sólo tienen un plan.

Los hombres no estamos pensados para aceptar el cambio, especialmente si es a peor. Sin embargo, es bueno anticiparse y tener un plan B por si algo sale mal. ¿Qué pasaría si te quedas sin trabajo? ¿Podrías volver a tener el nivel de ingresos actual? Es solo un ejemplo de por qué tener más de un plan y construir un sistema financiero a prueba de bombas. Aquí te ayudamos a construirlo.

Volver a hipotecarte

Los 30 marcan la compra de la primera vivienda y los 40 de la segunda. Muchas personas optan por comprar su segunda casa en esta etapa. La fórmula más extendida es la casa de verano bajo la falsa creencia de que ya puestos a gastar 3.000 euros en vacaciones, mejor invertir en la casa de veraneo.

Cuánto pagas por tu casa según el plazo de la hipoteca

El problema es que cometerán el mismo error que con su primera vivienda: una hipoteca a largo plazo. El resultado es que llegarán a pagar hasta el doble por su casa. Los números no mienten y este gráfico lo demuestra.

Lo peor de todo es que quienes no compren una segunda vivienda es fácil que amplíen la que tienen. Las cosas te van bien desde el punto de vista profesional y piensas ¿por qué no irte a vivir a una casa más grande? La solución casi siempre pasará por vender la vivienda actual, pagar impuestos y comprar una nueva alargando además la hipoteca.

Pensar que con la vivienda ya está todo resuelto

La vivienda protagoniza otro error clásico al planificar la planificación y es pensar que con la compra de la casa está todo resuelto. Es el clásico, “ya tengo un lugar donde caer en el peor de los casos”. Nada más lejos de la realidad. Para asegurar tu jubilación dorada debes además invertir y generar ingresos pasivos. Si no pones tu ahorro a trabajar de poco te va a servir haber pagado tu casa.

No tener que hacer frente a la hipoteca, ayudará, pero vas a necesitar algo más.

Creer que porque tus padres lo han resulto, tu también

Es muy fácil dejarse llevar y pensar que porque tus padres han resulto su jubilación siguiendo el modelo tradicional tú también lo harás.

El mundo ha cambiado y sus circunstancias no fueron las mismas que las tuyas ahora. El mercado laboral es diferente, como también la esperanza de vida y los planes tras jubilarte.

Además, lo primero que debes preguntarte es si, por lo menos, estás haciendo lo mismo que hicieron tus padres para resolver tu futuro. Si no es así, ¿no será que estás aposentando tus esperanzas sólo en su reflejo?

Pensar en la herencia como tabla de salvación

Con el salario medio menguando, es habitual ver casos en los que el padre cobra y cobrará más de lo que su hijo podrá soñar en toda su carrera. Como consecuencia, es fácil que su patrimonio sea mayor.

Si ves en la herencia de tus padres una tabla de salvación para tu jubilación y un activo para costearte tu retiro dorado, deberías replantear tu estrategia. Por un lado, hay impuestos que deberás pagar y por otro, nadie te asegura de que todo ese patrimonio vaya a estar ahí esperándote.

👉 Aquí te explicamos cómo funciona el proceso hereditario y por qué deberías construir tu libertad financiera al margen de tu herencia.

Pararlo todo por los hijos

Aunque la edad en la que se tienen hijos va aumentando, lo habitual es que llegados a los 40 seas ya padre y que en esa etapa aumentes familia en todo caso.

Tener hijos no es barato y mucho menos costear sus estudios. No dejes que el hecho de querer darles una buena educación y que no les falte de nada ponga en riesgo tu jubilación. Ahorrar para la universidad, para comprarles un coche o lo que quieras, pero no a costa de dejar de ahorrar para tu libertad financiera.

Además, recuerda que el mejor regalo que les puedes hacer es educarles para ser libres financieramente.

Los 10 errores al planificar tu jubilación a los 50

A los 50 años buena parte de tu vida debería estar solucionada o cuanto menos encarrilada. En este momento ya deberías haber tomado decisiones clave como la paternidad o el hecho de comprar una casa.

Eso sí, la jubilación todavía queda lo suficientemente lejos como para que una buena planificación del retiro marque todavía la diferencia. Hay acciones que te ayudarán a tener la jubilación con la que sueñas y otras que te alejarán definitivamente de ella.

Repasamos los 10 errores más habituales al planificar la jubilación y qué hacer para evitarlos.

No planificar dónde vas a vivir

Si tu vida está en Madrid, por ejemplo, es lógico que pienses en la capital como el lugar para tu retiro. Sin embargo, si tienes flexibilidad y no te importa cambiar de lugar de residencia puedes ganar mucho al jubilarte.

Para que lo entiendas mejor, tu pensión no vale lo mismo en todos lados. Lo que puedes hacer con 1.000 euros en Madrid o en un pueblo de Alicante es bien diferente. El coste medio de vida determinará tu nivel financiero y también tu libertad financiera.

👉 Ahora imagina si en lugar de limitarte a España escoges una opción internacional. Aquí te descubrimos los países más baratos para jubilarse.

Arriesgar más de lo que debes

Tus prioridades vitales cambian con el tiempo y también debería hacerlo la forma en la que inviertes. El momento para arriesgar es cuando eres joven.

Según vas cumpliendo años es importante que aprendas a proteger el patrimonio que has ido creando. En otras palabras, ir reduciendo el porcentaje de tus ahorros que destinas a los activos más volátiles, con más riesgo.

Así deberías distribuir tu riesgo en cada etapa de tu vida.

Pensar en el corto plazo

En línea con lo anterior, a los 50 es fácil pensar que la jubilación está a la vuelta de la esquina y centrarse en el corto plazo. Sin embargo, todavía quedarán 17 años hasta alcanzar la edad legal de jubilación. Es decir, mucho tiempo como para limitarse al corto plazo.

Según los tres bloques de la planificación financiera, cualquier inversión pensada a más de 5 años vista debería olvidarse del corto plazo. En otras palabras, proteger el patrimonio sí, pero con una mentalidad global.

Que las comisiones se coman tus ahorros por cambiar de plan o fondo

En los meses de octubre, noviembre y diciembre suelen llover las ofertas para mover el plan de pensiones a otra entidad. El gancho para traspasar el plan de pensiones suele ser un regalo. Desde televisiones hasta Tablet PC e incluso un 4% del capital traspasado. Todo vale.

El problema de traspasar el fondo o el plan es que suelen llevar aparejado un periodo de permanencia mínima de dos años y una contraprestación si sales antes del plan. Además, por supuesto, la oferta se limita a determinados planes de pensiones que tienden a ser los que más comisiones cobran.

Pensar que sólo existen los planes de pensiones

El plan de pensiones es el producto de ahorro para la jubilación por excelencia, pero no porque sea el mejor. De hecho, hay cosas de los planes de pensiones que nadie te cuenta y que deberías conocer.

Al final, el plan sólo es el vehículo de inversión que más han promocionado los bancos y existen alternativas que merece la pena conocer.

No tener un experto que te acompañe en el camino

Cómo has visto es fácil caer en errores al invertir tus ahorros y arruinar tu jubilación. Todo esto se puede solventar contando con un experto que te acompañe y te ayude alcanzar tus objetivos financieros.

Un asesor puede cambiarte la vida. Eso sí, es importante que sea un asesor independiente y tu banco no lo es.

Un asesor se encargará de revisar cómo marchan tus inversiones, asegurarse de que están en línea de tus objetivos y de que, si el mercado cae, tu no pierdas.

Retirarte demasiado pronto

¿Quién no desea retirarse a los 55 en vez de a los 67? La mayoría de españoles ven la jubilación como un periodo de disfrute y ocio según un informe de ING Direct. Por eso a un 29% de las personas les gustaría jubilarse entre los 56 y los 60 años y a un 38% más entre los 561 y los 65 años.

Para retirarte antes de tiempo necesitarás tener más libertad financiera de la que piensas, sobre todo porque tu pensión pública será menor y es muy fácil que gastes más de lo que piensas y durante más tiempo. Aquí puedes ver cuánto necesitarás al jubilarte.

La ecuación es fácil de entender, cuanto antes te jubiles menos cobrarás del estado y más tiempo consumirás tus recursos propios, tus ahorros.

Subesimas los costes que vas a tener

En esta misma línea, uno de los errores típicos al planificar tu jubilación a los 50 y más adelante es no tener claro cuáles serán tus costes.

Es fácil adelantar lo que puedes gastar a los 65 años, pero más complicado saber los costes que tendrás a los 85 años. La mayoría de personas tiende a subestimar cuánto costará su mantenimiento, en parte por desconocimiento y en parte por no prever ni admitir el declive físico.

Para que te hagas una idea, en 2012 la Ley de Dependencia preveía ayudas de entre 400 y 500 euros al mes para cuidadores familiares, una cantidad que los expertos consideraban insuficiente y que ha ido mermando en los últimos años. Contar con un cuidador a tiempo completo supone un desembolso base que va desde los 800 euros hasta los 1.200 euros más las cuotas a la Seguridad Social.

A esto tendrás que sumar posibles reformas dentro del hogar para adaptarlo a diferentes situaciones de movilidad reducida como el tener que ir en silla de ruedas. Incluso una residencia supone un desembolso que puede superar a la pensión pública, de 1.200 euros de media en el caso privado y en torno a 750 euros en el caso público.

Al final, dependiendo del caso, deberás preparar mucho dinero sólo para tener unos cuidados mínimos.

Sobreestimar lo que podrás hacer con tu pensión

Simplemente pensando en el coste de una residencia ya debes tener claras las limitaciones de tu pensión pública. Sin embargo, la mayor parte de la gente tenderá a pensar que ese dinero le dará para mucho más.

Existe un doble problema. Para empezar, tú no controlas la pensión pública, la cuantía que percibes la marca el Estado y nadie te asegura que se mantendrá en los niveles actuales. A esto hay que añadir el efecto de la inflación, que hará que el valor de tu pensión pública vaya mermando, incluso con las actualizaciones anuales.

Es más, este efecto perverso de la inflación también debes tenerlo en cuenta al valorar cuánto dinero necesitas para completar la pensión pública. Y es que la pensión privada (da igual que sea con un plan de pensiones, un fondo o cualquier otro producto) no es ajena al aumento del coste de la vida.

Ahorrar demasiado poco

Como la mayoría no sabe cuánto dinero necesitará al jubilarse, subestima gastos y sobreestima ingresos. Esto se traduce en que ahorra demasiado poco para su jubilación.

Es difícil estimar cuánto gastarás al jubilarte, pero por lo menos deberías prever disponer cada mes un 70% de lo que cobras para mantener tu poder adquisitivo. Después multiplica ese dinero por la esperanza media de vida y réstale la pensión pública media y tendrás una cifra aproximada de lo que necesitas.

👉 Mira aquí cuánto ahorrar en cada etapa de tu vida

No planificar una jubilación dorada

La cifra anterior es una media de lo que necesitarás para mantener tu nivel de vida. Pero como ya has visto, la mayoría de personas asocia la jubilación con el ocio y el disfrute. Y es que al dejar de trabajar por fin tienen el tiempo libre que tanto ansiaban para dedicarse a sus hobbies e intereses. Seguro que tú también lo piensas.

Si has planificado una jubilación que cubra con tus gastos tendrás tiempo pero no recursos para poder hacer lo que quieres. La Libertad Financiera te ayudará a tener una jubilación dorada y poder aprovechar de verdad ese tiempo libre.

Usar la pensión como una cuenta de ahorros

Una de las características de los planes de pensiones es que no se puede recuperar el dinero hasta jubilarse. De hecho, esta es una de sus desventajas frente a otros productos como los fondos de inversión.

Esta falta de liquidez tiene su parte positiva. Evita la tentación de recuperar el dinero antes de tiempo. Uno de los errores más repetidos al jubilarse es usar el plan de pensiones como una cuenta corriente, sacando dinero para viajes, compras de ocio etc.

Esto mermará tu futuro financiero y puede hacerte pagar más impuestos de la cuenta.

Algo parecido puede decirse del resto de inversiones. Si utilizas tus inversiones como una cuenta de ahorro es fácil que cometas errores como vender en el peor momento.

La forma de evitarlo es tener un buen fondo de emergencia.

👉 Aquí te contamos cómo crearlo y, sobre todo, cuánto dinero poner en él: Cómo crear tu fondo de emergencia paso a paso.

Pensar más en los hijos

Otro de los errores habituales es dejar de planificar la jubilación a los 50 para ayudar a los hijos. Es muy habitual que los padres cedan parte de sus ahorros a los hijos, pero nunca debe ser a expensas de su libertad financiera y de su ahorro a largo plazo.

El dinero para ayudar a los hijos nunca debe salir del ahorro a largo plazo ni tampoco mermar de forma constante en el tiempo ese ahorro sistemático que has conseguido.

No aprovechar la vivienda para vivir mejor

Empezamos por la vivienda y terminamos con ella. La casa y el lugar de residencia es uno de los mayores recursos de cualquier persona y también de los más desaprovechados.

Una de las peculiaridades del mercado de la vivienda en España es la escasa movilidad. Esto se traduce en que muchas personas seguirán viviendo a los 50 años en su casa de toda la vida que ahora mismo se les ha quedado grande.

¿Necesita un matrimonio una casa de 4 dormitorios si los hijos ya se han independizado? Claramente no, y además esto supondrá un sobrecoste mensual en recibos del hogar e impuestos.

La alternativa es cambiarse a una casa que realmente se amolde a sus necesidades, de dos habitaciones e incluso una. El mayor error al hacerlo y lo que todavía frena a muchas personas a los 50 años de edad es que piensan en comprar como única opción. La realidad es que no es necesario adquirir la vivienda. De hecho, es mejor alquilar su vivienda en propiedad e irse a vivir a un piso de alquiler.

Generalmente, la vivienda de 4 dormitorios generará un alquiler superior al que pagarán por la de dos habitaciones. Este te ayudará a contar con un ingreso adicional cada mes.

Evita estos errores y podrás alcanzar la libertad financiera necesaria cuando llegue el retiro. Así podrás poder disfrutar de la jubilación que quieres.

Los 3 errores al planificar la jubilación a los 60

legados a los 60 ya deberías tener encarrilada tu jubilación y llevar unos cuantos años ahorrando para el retiro. Y es que si en este punto no lo has hecho todo puede ponerse cuesta arriba. Al planificar tu jubilación a los 60, piensa que si empezases a ahorrar 100 euros al mes a esa edad, apenas juntarías 6.400 euros antes de los 67 años, la edad de jubilación.

No haber empezado a ahorrar

Por mismo, el mayor fallo al planificar tu jubilación a los 60 años es directamente no haber comenzado a ahorrar. Y más que un error sería una hecatombe. Llegado ese punto cualquier estrategia de ahorro e inversión sería complicada de ejecutar de forma óptima. Y es que se juntarían dos factores irreconciliables: lograr una gran rentabilidad sin arriesgar el capital. Eso no quiere decir que no debas ponerte en marcha y en el curso Libertad Financiera te podemos ayudar con ello.

Si por fortuna has sido planificador y llevas años ahorrando hay dos movimientos que pueden arruinar todos tus esfuerzos. Estos dos errores pueden hacer que tengas mucho menos dinero del que necesitarás al jubilarte.

Arriesgar demasiado: tener inversiones que no te convienen

Uno de los errores clásicos del ahorrados español es el de contratar un fondo de inversiones o, todavía peor, un plan de pensiones, y mantenerlo contra viento y marea. Las necesidades vitales y prioridades de las personas cambian con el tiempo y también deberían hacerlo sus inversiones. En otras palabras, al planificar tu jubilación a los 60 años no deberías invertir como con 20.

Según los expertos de BBVA, cerca de siete años antes de la edad de jubilación habría que empezar a cambiar la distribución de la cartera. En concreto, habría que girar el ahorro acumulado hacia planes más conservadores.

Otros como Renta 4 son más cautos y apuestan por empezar un poco antes ese traspaso. Según su recomendación a partir de los 60 años el 90% del ahorro acumulado debería estar en renta fija o en cualquier caso en productos de mejor riesgo. Esta es la distribución concreta que trazan para tu inversión.

Renta 4 distribución de la cartera de inversion por edad

Entre los errores al planificar tu jubilación a los 60 años está el mantener el mismo plan de pensiones que contrataste a los 30 años o que revisaste cuando tenías 50 años o, si tienes varios productos, la misma distribución de pesos entre renta fija y renta variable. En otras palabras, mantener un perfil de riesgo que no es el adecuado para tu edad.

Si confías en que tu banco habrá hecho los cambios, más te vale tener un gran patrimonio. Lo normal es que la mayoría de entidades se limite a mantener lo que contrataste y poco más.

En el programa Alta Rentabilidad te ayudamos a invertir en los productos que más te convienen.

Perder más del 40% del dinero al recuperar el plan de pensiones

Secretos de los planes de pensiones

Los planes de pensiones guardan muchos secretos que nadie te contó a la hora de contratarlos. Uno de ellos es que los beneficios fiscales de los que has disfrutado por las aportaciones se evaporan. Gracias a lo que inviertas en planes pagarás menos impuestos cada año. El problema es que el hachazo fiscal al recuperar el dinero será enorme.

El rescate del plan de pensiones está penalizado fiscalmente frente a otras alternativas. Por eso mismo debes planificar anticipadamente cómo recuperarás tu dinero. Si no lo haces bien pagarás muchos impuestos y dilapidarás tu dinero antes de tiempo. El siguiente gráfico del libro “Lo que el dinero no dice”, de Manuel Álvarez Rodríguez, –aquí puedes leer la entrevista que le hicimos–  ilustra cómo funciona la cuestión.

Si recuperas tu dinero sin planificarte la pendiente puede ser todavía mayor. El problema de los planes de pensiones es que tributan dentro de las rentas del trabajo, como tu salario, y no del ahorro como los fondos de inversión, por ejemplo.

Para que te hagas una idea, si optas por recuperar todo tu dinero de golpe puedes llegar a pagar más del 45% a Hacienda sólo en impuestos. Por eso mismo hay dos consejos que debes tener en mente:

  • Puedes recuperar el plan cuando quieras, no tienes por qué hacerlo nada más jubilarte.
  • Generalmente es mejor esperar al segundo año para rescatar el plan de pensiones. El motivo es que tus ingresos serán menores y pagarás menos impuestos.

Puedes rescatar el plan de pensiones en forma de capital o como renta vitalicia. La segunda suele ser más recomendable, pero para despejar dudas, aquí puedes ver los números: cómo rescatar tu plan de pensiones.

Recuerda que existe una gran diferencia entre tener una jubilación dorada y una jubilación gris. De hecho, estos fallos al planificar la jubilación son los culpables de que la mayoría no alcance su sueño. No saber cuánto necesitarás al jubilarte es uno de los errores más comunes junto con pensar que preparar el retiro es sólo ahorrar, cuando en realidad afecta a casi cualquier ámbito de tu vida.

Si no quieres quedarte sólo en tu jubilación y buscas poner tus finanzas en orden, te recomendamos también la siguiente lectura: Los errores con tu dinero que debes evitar a los 20, 30, 40, 50 y 60 años.

A fin de cuentas, cada edad tiene sus características y nadie se comporta igual a los 20 años que a los 60 años. Conocer de antemano los errores que cometerás y cómo te afecta la economía conductual te ayudará a actuar en consecuencia y evitar caer en las trampas más habituales que te harán perder dinero a lo largo de tu vida.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

EMPEZAR CURSO GRATUITO LIBERTAD FINANCIERA

2 Comments on “Los fallos al planificar tu jubilación que debes evitar”

  1. Hola, me gustaría saber cuánto es el importe máximo que tengo que aportar a mi plan de pensiones para aprovecharme fiscalmente si voy a ganar en 2016 unos 25.000 netos, tengo una vivienda con hipoteca a medias con mi exmujer.

    Pagamos 630 € de hipoteca y el inquilino nos paga 500€ de alquiler.

    Gracias.

    1. Hola Jorge,

      Un asesor fiscal o un asesor financiero son las personas más indicadas para responder a esa cuestión. Con los datos que aportas, sin saber cosas como cuál es tu retención, por ejemplo, es imposible resolver tu duda. Puedes acudir a foros especializados como impuestosrenta.com para preguntarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *