Cómo gestionar un plan de pensiones

PreAhorroJubilaciónHacer un comentario

como gestionar un plan de pensiones
 

Ser un superventas no es sinónimo de ser el mejor o lo más recomendable. Los planes de pensiones están entre los productos más vendidos de ahorro para la jubilación y no son la única opción, ni mucho menos. Tanto si ya tienes uno como si estás pensando en contratar, saber gestionar un plan de pensiones de forma correcta puede ahorrarte mucho dinero y quebraderos de cabeza.

Hay cuatro errores concretos que la mayoría comete al usar un plan de pensiones que debes conocer.

Elige bien tu plan: el 99% de los planes son malos

La mayoría de planes de pensiones están pensados para que gane mucho el banco. ¿Y el ahorrador? También puede ganar, pero nadie le asegura nada. Una de sorpresas de estos productos es que están cargados de comisiones que se quedará el banco y se restarán de tu rentabilidad. Y no es la única, hay otras trampas que esconden los planes de pensiones que debes conocer.

A la hora de elegir tu plan de pensiones recuerda que los más vendidos suelen estar entre los menos rentables. Si tienes un plan contratado con un gran banco, revisa las comisiones. Mira también su rendimiento y compáralo con los mejores de su sector. Es fácil que lleves una sorpresa.

No esperes al final de año para aportar

Uno de los errores más repetidos al gestionar un plan de pensiones es aportar al final de año para aprovechar las deducciones fiscales. Y es que gracias a tu inversión podrás pagar menos impuestos en la declaración de la renta. Otra cosa es que después tengas que pagar muchos impuestos al escatar el plan de pensiones.

El problema de esperar a final de año para invertir en el plan de pensiones es que te lo juegas todo a una carta. ¿Qué pasa si en ese momento el plan está más caro que nunca? Obtendrás menos por tu dinero. Una de las cosas más complicadas al invertir en bolsa es acertar con los momentos de entrar al mercado. Es lo que se conoce como market timing y es algo que no deberías trasladar a tu inversión en planes de pensiones o en cualquier otro producto de ahorro.

La solución es realizar aportaciones periódicas para no tener que elegir cuándo inviertes. Como es lógico, habrá momentos en los que compres barato y otro en o que hagas caro. Esto que puede parecer contra toda lógica tiene dos ventajas concretas.

  • Evita que cometas errores. Una de las cosas más complicadas de la inversión es controlar tus emociones. Como ha demostrado la economía conductual, nos guiamos por sesgos que no siempre juegan a nuestro favor. En otras palabras. Tu cerebro puede hacerte tomar malas decisiones con tu dinero. En este sentido, existe lo que se conoce como el behaviour gap o diferencia por comportamiento que ilustra el dinero que puedes perder al invertir por cometer errores como comprar caro y vender barato. El siguiente gráfico de Indexa Capital resume el porcentaje de estas pérdidas según diferentes estudios.

Diferencia entre hacer o no aportaciones periódicas a tu plan de pensiones

 

  • Reduce la volatilidad. Las aportaciones periódicas reducen la volatilidad de los mercados y su indicencia. Para que lo entiendas mejor, compensan las compras en momentos caros con las compras en momentos cuando el plan está más barato. Invertir todo en el momento óptimo es más rentable y también mucho más arriesgado. Además, necesitarás tiempo y horas de estudio del mercado para lograr buenos resultados. Hay mejores fórmulas de invertir mejor.

Revisa tu plan de pensiones cada seis meses por lo menos

Otro de los fallos más repetidos al planificar la jubilación es contratar un plan de pensiones y aferrarse a él contra viento y marea. De hecho, es un error que también se comete con fondos de inversión. La forma en la que inviertes debe cambiar con el paso del tiempo. Si no corres los mismos riesgos en tu vida con a los 40 que a los 20 años, tampoco deberías hacerlo con tus ahorros.

La forma en la que inviertes tus ahorros debe cambiar con el tiempo. Esta tabla es un ejemplo de cómo podría ser esta evolución.

Renta 4 distribución de la cartera de inversion por edad

Desde un punto de vista práctico, esto quiere decir que deberías revisar tu plan de pensiones cada cierto tiempo. Lo ideal es que lo hagas por lo menos dos veces al año, cada seis meses. Bastará con que dediques unos minutos a ver su evolución para saber si está o no perdiendo dinero. Mira además la composición de su cartera sin entrar en detalles. Con tener claro el riesgo que asume como porcentaje de renta fija y renta variable, será suficiente. Y si no quieres hacerlo, en este servicio gratuito un planificador financiero te ayudará a revisar el plan que tienes contratado y hacer su seguimiento.

Complétalo con otros productos de ahorro (corto, medio y largo)

Los planes de pensiones no son el único producto para ahorrar a largo plazo. Hay alternativas a los planes de pensiones, incuso opciones para el ahorro más conservador.

De hecho, si solo inviertes en planes de pensiones no estás cumpliendo con la regla de los tres bloques de la planificación financiera.

Para evitar riesgos deberías dividir tu ahorro entre productos de corto, medio y largo plazo según tus objetivos financieros. Los planes están pensados para el largo plazo. Por eso mismo, así necesitarás otros productos a medio plazo con los que sea más fácil recuperar tu dinero cuando quieras. Los PIAS y los fondos de inversión pueden ser buenas alternativas.

¿Qué producto elegir para asegurar tu jubilación?

Si estás buscando el plan de pensiones o producto ideal para asegurarte una buena jubilación, te recomendamos el curso gratuito Alta Rentabilidad. Más de 2.000 personas ya lo han aprovechado.

Curso gratuito ALTA RENTABILIDAD
Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.