Cómo comprar casa sin hipotecarte la vida

PreAhorroHipoteca y Vivienda4 Comments

Comprar casa sin hipotecarte la vida

Muchas personas aspiran a tener vivienda propia y muchos harán lo que sea para perseguir este sueño. Si es tu caso y no quieres que todo termine en una pesadilla, es importante que hagas bien tus cuentas para que la que esté hipotecada sea la vivienda y no tu vida.

La compra de la vivienda es la mayor adquisición que harás en toda tu vida y merece la pena acertar en cómo realizarla. Piensa que con sólo pagar un punto porcentual menos de interés estarás ahorrando lo que de otra forma te costaría años lograr a base de muchos esfuerzos.

El error más común que cometen las personas cuando contratan una hipoteca es fijarse en lo que pagarán cada mes y no lo que pagarán en total. Toman como referencia la cuota mensual de la hipoteca y dejan de lado lo más importante, el total de intereses a pagar.

Las entidades financieras son conscientes de este handicap y lo explotan de una forma muy sencilla: alargando los años de la hipoteca para que la cuota mensual sea menor (y ellas cobrar muchos más intereses). De esta forma, son capaces de ofrecer préstamos muy competitivos y que no supondrán un gran impacto en tu presupuesto mensual, pero sí a largo plazo en el total que terminarás pagando por tu casa.

Por ejemplo, la diferencia entre pagar 700 euros al mes de hipoteca por una vivienda de 224.000 euros a pagar 750 euros se traduce en 18.600 euros más sólo en concepto de intereses totales. Pero los intereses son sólo una de las cuatro cosas que debes valorar al buscar financiación.

Para no hipotecarte la vida, estas son las cuatro cosas en las que debes concentrarte:

Conseguir el menor tipo de interés anual

La diferencia entre pagar un 2% o pagar un 2,5% puede ser enorme. Siguiendo con el ejemplo anterior, para un préstamo de 224.000 euros en el primer caso pagarías 101.440 euros en intereses y en el segundo 130.720 euros.

Por apenas medio punto porcentual de interés estarás ‘regalando’ casi 30.000 euros al banco y la diferencia en la cuota mensual es de poco más de 50 euros.

Limitar el número de años de hipoteca

Al igual que ocurre con el interés compuesto cuando preahorras, en el caso de los préstamos la duración de la hipoteca también juega, pero en este caso a favor del banco. Cuanto más tiempo alargues el préstamo más intereses cobrará la entidad financiera.

Como norma no debes endeudarte a más de 15 años, aunque lo ideal es que busques hipotecas de 10 años de duración. La ventaja es que además para estos plazos no sólo dispondrás de hipotecas a tipo variable, sino que también encontrarás préstamos a tipo fijo.

Manteniendo nuestro ejemplo de un préstamo de 224.000 euros a un tipo de interés del 2,5%, si contratas una hipoteca a 20 años, lo más habitual, abonarás 60.880 euros en intereses con una cuota mensual de 1.187 euros. Si te decides a seguir nuestro consejo y pagas en 10 años, los intereses se reducen a más de la mitad: 29.440 euros.

Como puedes ver, a mayor duración de la hipoteca, mayor coste hasta el punto que puedes terminar pagando por tu casa el doble del precio de compra. Además,  limitar los años a los que estás dispuesto a endeudarte es la mejor formar de poner coto a lo que pagarás por la vivienda y no comprar algo que no necesitas. Es muy fácil dejarse llevar por el corazón al comprar casa y ‘enamorarse’ de una vivienda que está por encima de tus posibilidades y necesidades. De hecho, si acudes a un agente inmobiliario es habitual que te muestre pisos un poco por encima de la cifra inicial que le comentaste, “sólo para que los veas”.

Cuando tienes claro que no contratarás una hipoteca a más de 15 años, la tentación de comprar una casa que no necesitas desaparece completamente.

Negociar las comisiones

Todos los préstamos incluyen una serie de comisiones y las hipotecas no son una excepción. Estas son las que pagarás al financiar tu casa:

  • Comisión de apertura y de estudio.
  • Comisión por desistimiento parcial o total. Es lo que se conoce como comisión por cancelación de la hipoteca, tanto total como anticipada. En este último caso el porcentaje a pagar no podrá ser superior al 0,5% en los cinco primeros años y del 0,25% a partir de ese momento.
  • Comisión por subrogación. Esta comisión se aplica al cambiar de banco la hipoteca y no podrá superar el 0,5% para las hipotecas posteriores a 2003.

Es importante que conozcas y negocies bien las comisiones, especialmente la de subrogación y la de amortización anticipada. Aquí te damos las claves para hacerlo.

Estudiar los productos asociados

Para conceder la hipoteca, la mayoría de entidades te pedirán tener por lo menos una cuenta corriente y la nómina domiciliada. A partir de ahí las exigencias pueden incluir desde contratar un seguro de vida ligado al préstamo hasta tener con ellos el seguro de hogar pasando por firmar un plan de pensiones o un fondo de inversión.

Estos productos servirán para abaratar el coste total de la hipoteca pero también suponen un gasto oculto que debes estudiar. Pide las condiciones de cada uno de los productos y evalúa sus comisiones, costes y lo que aportan o dejan de aportar. Aquí puedes ver un caso concreto con el coste de estos productos.

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

1- Si lo que quieres es ahorrar mucho más cada mes, aprovecha este curso gratuito impartido por Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino”. Más de 16.000 alumnos lo han completado en 2017 y ha ganado el premio al mejor curso de finanzas personales y ahorro. Es gratuito y te enseña cómo ahorrar el 20% de tu salario cada mes sin esfuerzo

2- Si ya tienes ahorrados más de 10.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomendamos este curso gratuito

3- Y si te ha gustado este artículo, compártelo aquí con tus amigos:

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

4 Comments on “Cómo comprar casa sin hipotecarte la vida”

  1. Hola, buenos días, veo que tratan sobre las hipotecas, todo esto o algo de esto, supongo, es aplicable a las hipotecas de protección oficial?
    Quiero decir, después del décimo año, que es cuando se dan más libertades para alquilar e incluso vender, según tengo entendido.

    Cómo sería en esos casos..? Si es que no le importaría aportar alguna sugerencia.

    Saludos cordiales
    Jse

    1. mm

      Hola José Ángel,
      Las hipotecas sobre viviendas de protección oficial tienen varias particularidades, especialmente si son hipotecas convenio. Las ventajas pasan porque al subrogarse a la hipoteca del promotor no se pagarán gastos de apertura ni de estudio. Además, las hipotecas VPO no pueden incluir comisiones adicionales ni productos asociados. El problema es que no todas están supeditadas al Euribor, sino a un tipo de interés acordado anualmente por el Gobierno.
      Lo que sí es aplicable en cualquier caso es que cuanto mayor sea el tipo, más pagarás por la casa, y también cuantos más años te endeudes. El mejor consejo es que no aceptes de primeras el préstamo que te propongan, sino que negocies y busques en otras entidades. Aquí puedes ver las claves para negociar tu hipoteca.

  2. Hola en las subastas judiciales las casas con hipoteca, ¿la subasta no es para pagar la hipoteca? ¿cuando pujas por la casa compras la hipoteca? ¿entonces quien va a pagar la subasta mas la deuda? para eso me compro una casa de mercado, ¿no? un saludo!

    1. mm

      Hola Alexis,
      En una subasta judicial no se paga para saldar la deuda, se paga para hacerse con un bien que generalmente está por debajo de su valor de mercado por la necesidad de vender. Imagina si no que hay una casa a la que le restan 10.000 euros de hipoteca y sale a subasta ¿se vendería por 10.000 euros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.