¿Pagar la deuda o invertir? Cómo tomar tu decisión

PreahorroMás leídos, Préstamos y deuda3 Comments

pagar la deuda o invertir

¿Pagar la deuda o invertir? Basta con ahorrar un poco de dinero para que surja la duda.

¿Qué es mejor desde un punto de vista financiero? ¿Conviene terminar con la deuda o empezar a invertir? Como con la pregunta de si ahorrar o afrontar la deuda, no hay una única respuesta y sí un gran depende.

Depende principalmente del tipo de deuda y del tipo de inversión. En función de esos datos podrás optar por pagar antes tus deudas o empezar a invertir.

Lo que sí hay es una regla de oro básica para tomar la mejor opción financiera y una serie de consejos para tomar la mejor decisión para tu caso concreto (o por lo menos una bien informada)

Pagar la deuda o invertir: la regla de oro

En este apartado nos vamos a centrar exclusivamente en el componente financiero. En otras palabras, con cuál de las dos opciones obtendrás un mayor rendimiento para tu dinero. Así de simple y de aséptico.

Y aquí la norma básica, la regla de oro para decidir si invertir o terminar con la deuda es muy sencilla: elige la opción con un tipo de interés más alto.

En otras palabras, si tienes una deuda por la que pagas un tipo de interés del 5% y puedes lograr una rentabilidad del 8%, invertir debería ser tu primera opción.

Esta regla de oro está bien como punto de partida, pero deja fuera una cuestión clave: el riesgo. Toda inversión implica asumir ciertos riesgos, que normalmente serán mayores cuanto más alta sea la rentabilidad.

Con el pago de la deuda no pasa lo mismo. El rendimiento o la ganancia es segura y, además, la conoces de antemano. Es decir, pagar las deudas antes es más seguro que invertir.

Con esto en mente, se podría adaptar la fórmula para decidir si es mejor pagar la deuda o invertir de la siguiente forma.

Paga la deuda si tiene tipos de interés muy altos

La clave en este punto es saber qué se consideran tipos de interés altos. De nuevo, depende de tu perfil como inversor y tu propia aversión al riesgo. A modo de ejemplo, la rentabilidad histórica media anual de la bolsa se sitúa en torno a un 8% para inversiones a largo plazo.

Cualquier deuda con más intereses que ese 8% podría considerarse ya como elevada.

👉 Puedes incluso aplicar este truco a tus decisiones sobre la deuda. Toda deuda que supere ese interés, será demasiado. Aunque ya sabes que en Preahorro preferimos evitar la deuda salvo para comprar casa.

Por supuesto, si el tipo es ya más cercano al 20%, como con las tarjetas de crédito revolving, no deberías dudar en terminar con esa deuda en primer lugar. La ventaja de hacerlo a largo plazo será enorme. De hecho, podrías incluso reclamarlo por ser un interés usurario. Con este formulario unos expertos analizarán tu caso particular.

Invierte si los intereses de la deuda son bajos

En el punto contrario, si el tipo de interés de la deuda es bajo, invertir puede ayudarte a generar más patrimonio a largo plazo. Esto es lo que puede ocurrir con la hipoteca o la financiación al 0%, por ejemplo.

Eso sí, a la hora de elegir dónde invertir tu dinero, es importante elegir productos adecuados a tu perfil de riesgo, con una rentabilidad esperada superior al tipo de interés de la deuda, y que tengan cierta liquidez, por si necesitas recuperar esos ahorros.

En el curso Alta Rentabilidad te damos las claves para encontrarlos e invertir a largo plazo.

Quiero una alta rentabilidad para mis ahorros

La opción equilibrada: pagar la deuda e invertir al mismo tiempo

La vida no está formada por blancos y negros, tampoco en esta decisión. Puedes combinar el pago de la deuda con la inversión desde un primer momento si tienes ya un dinero ahorrado.

Solo tienes que adaptar el consejo general que acabas de ver a tus circunstancias particulares. Si tienes deudas con tipos muy elevados, hazlas tu prioridad absoluta porque terminar con ellas será la opción más rentable.

A partir de ahí, ya puedes dividir el resto del dinero entre las deudas más bajas, que estén en línea con los intereses que puedes conseguir invirtiendo tu dinero a largo plazo, y la inversión. De esta forma combinarás lo mejor de ambos mundos.

Por un lado, estarás pagando de forma acelerada tu deuda y eso te permitirá dormir más tranquilo.

Por otro lado, empezarás a invertir y podrás aprovechar mejor el poder del interés compuesto. Y es que tu mejor arma para hacer crecer tu dinero como pequeño inversor es el tiempo.

Transforma el ahorro de la deuda en inversión

Una opción muy interesante en este punto es destinar el dinero que estabas pagando por tu deuda a invertir. Así evitarás caer en la trampa del gasto creciente y gastarte ese dinero en otras cosas.

Para que lo entiendas mejor, nada como un ejemplo. Si has usado tus ahorros para cancelar el préstamo del coche por el que pagabas 200 euros al mes, lo que debes hacer inmediatamente después es trasladar esos 200 euros a tu plan de inversión o ahorro.

Así es como de verdad lograrás cambiar tu vida

Si no lo haces, es fácil que termines gastando ese dinero en otra cosa y no en hacer crecer tu libertad financiera.

Cómo tomar tu decisión

Ahora que ya conoces los números, solo queda adaptarlos a tu caso concreto. Para hacerlo, sigue el consejo general para tus deudas con tipos más elevados y actúa de forma discrecional en los casos donde te surjan dudas.

Una pregunta que puede ayudarte a decidir es preguntarte cómo dormirás mejor por la noche, sabiendo que no tienes deudas o que ya has puesto en marcha tu plan de inversiones.

¿Qué hacer con la casa?

Esta es la variable más habitual de la duda. En otras palabras, amortizo la hipoteca o invierto. Tenemos un artículo específico donde hacemos cálculos y resolvemos la duda entre pagar la deuda de la hipoteca o invertir. Aquí puedes verlo: Cómo saber si te conviene pagar antes la hipoteca.

Y si lo tienes claro, pero dudas entre cuota o plazo, la respuesta está aquí: ¿Cuota o plazo, cuál es mejor amortizar en la hipoteca?

¿Y si no dispones de dinero, pero sí tienes capacidad de ahorro?

Este suele ser el caso más habitual. Personas que pueden ahorrar un dinero cada mes, pero que no tienen dinero ahorrador. A fin de cuentas, lo normal es ahorrar primero y, con ese ahorro, juntar cierto capital con el que decidir.

Si es tu caso, la pregunta es si compensa solo ahorrar, pagar la deuda o invertir. De nuevo, existe una regla de oro muy sencilla: si no cuentas con un colchón para imprevistos, no deberías plantearte otra cosa que no sea crearlo. Esta debe ser tu prioridad porque así podrás dormir más tranquilo.

A partir de ahí ya podrás optar por usar esa capacidad de ahorro para pagar la deuda o invertir. Salvo que tu capacidad de ahorro te permite ir más allá de los 150 euros al mes, la mejor estrategia suele ser empezar por la deuda usando el método cascada para terminar con la deuda.

¿Cómo elegir qué deudas saldar primero? Ante la duda, empieza por las deudas más pequeñas, que son las más fáciles de eliminar.

📌 La excepción a esta regla general, la marcan deudas por encima del 20% de intereses. Si las tienes, elimínalas primero

Una vez termines con las deudas, solo tienes que trasladar ese dinero que has liberado a tu plan de inversión, que es lo que de verdad te ayudará a lograr la libertad financiera.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

EMPEZAR CURSO GRATUITO LIBERTAD FINANCIERA

3 Comments on “¿Pagar la deuda o invertir? Cómo tomar tu decisión”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *