Horizonte de inversion, riesgo y rentabilidad para tus ahorros

PreAhorroDónde invertirHacer un comentario

horizonte de inversion rentabilidad y riesgo

Al igual que al firmar una hipoteca la mayoría de personas tiende a fijarse en una variable, la cuota del préstamo, al pensar en sacar partido a sus ahorros cometen un error similar y centran su atención en el riesgo. Esto se traduce en uno de los errores más habituales al planificar la jubilación, ser demasiado conservador.

Una persona que no quiera hipotecarse la vida debería tener en cuenta otros elementos como el tipo de interés y el plazo del préstamo, porque si no puede terminar pagando el doble por su hipoteca. Por su parte, una persona que quiera sacar partido de sus ahorros tiene que ser capaz de ver más allá del riesgo y entender cómo se relaciona este con otros dos elementos clave: la rentabilidad y el horizonte de inversión.

En otras palabras, no es lo mismo invertir a dos años vista que a cinco años vista o a 10 años porque no se podrán asumir los mismos riesgos ni se puede esperar la misma rentabilidad.

Así se relacionan riesgo y rentabilidad

Empecemos por lo más sencillo, que además supone una máxima inquebrantable en la vida y en la gestión financiera: no existe inversión sin riesgo. A partir de ahí, riesgo y rentabilidad se mueven en la misma dirección, de manera que cuando una suba, la otra también debe hacerlo.

En realidad no se trata más que de una relación lógica. Si las posibilidades de perder son mayores también deben ser las ganancias potenciales, de otra forma no tendría sentido invertir.

Por eso mismo, a mayor riesgo, mayor rentabilidad y viceversa. En términos de ahorro, ese es el motivo por el que un depósito, donde el riesgo es prácticamente cero, apenas ofrece rentabilidad y los fondos que invierten en renta variable deben dar más ganancias.

El horizonte temporal o cuánto tiempo vas a invertir

¿Qué ocurre cuando además introducimos la variable temporal? Básicamente que la cuestión cambia o se matiza. Tener claro el objetivo temporal en el que te mueves es clave para poder asumir más o menos riesgos. Existen tres bloques básicos en toda planificación financiera:

  • Corto plazo: referido a las necesidades inmediatas, el capital que necesitarás en cualquier momento o en menos de 24 meses y para el que obtener rentabilidad no será prioritario.
  • Medio plazo: se define por periodos de entre dos y cinco años.
  • Largo plazo: típicamente cualquier ahorro que se quiera rentabilizar en más de cinco años. Aquí entraría, por ejemplo, el dinero para la jubilación o para la universidad de los niños.

Como en el caso de la rentabilidad, cuanto mayor es el plazo de la inversión, mayor es el riesgo que se puede asumir. El motivo es que para plazo de inversión más cortos el riesgo que se puede asumir es menor porque tu cartera de inversión necesita más estabilidad. En otras palabras a largo plazo los periodos de caídas importan menos y por eso el objetivo será siempre obtener rentabilidad y se podrá aumentar la exposición a largo plazo. Para que lo entiendas mejor, piensa que a 20 años vista tienes tiempo de sobra para recuperarte de los errores.

Sin embargo, como bien explica Nicolás López Medina, director de inversiones en Mercados & Gestión de Valores AV en Expansión, no siempre es fácil de entender porque como es lógico, “la inversión a largo plazo choca con el problema de las fluctuaciones del mercado en el corto plazo” y así es fácil que muchos inversores “sin una estrategia definida a largo plazo, se pueden encontrar de pronto sufriendo pérdidas importantes que no son capaces de soportar”.

El siguiente gráfico de Abante Asesores que mide la evolución del Ibex 35 entre septiembre de 1996 y octubre de 2006 lo ilustra a la perfección.

rentabilidad frente a riesgo abante asesores

En ambos casos la rentabilidad acumulada es del 218,03% pero el camino no es el mismo ni el estrés asociado al mismo. ¿Serías capaz de soportar el último periodo de pérdidas? ¿Qué habría sucedido si hubieses invertido en otra cosa?

Lo que sí parece claro es que la bolsa tiende a subir a corto plazo.

Evolucion-SP-desde-1810

Evolución del S&P desde 1810

Evolución-de-la-bolsa-a-largo-plazoAdemás, también son menores las probabilidades de sufrir pérdidas para periodos de inversión superiores a cinco años.

Probabilidad de perdidas en funcion del plazo de la inversion

Así evoluciona el riesgo en cada fase de la vida

¿Y cómo se traslada esto a una cartera de inversión? ¿Cómo hay que ahorrar en cada etapa de la vida? Siguiendo este modelo, cuanto más joven, más riesgo se podrá asumir, tal y como explicamos aquí.

Conforme vayas cumpliendo años y tu horizonte de inversión sea menor, también lo será el riesgo que asumas con tus inversores y el peso de la renta variable en tu cartera.

Así lo ve Renta 4:

Renta 4 distribución de la cartera de inversion por edad

Si tienes dudas, pide una reunión gratuita con un asesor financiero para que te acompañe en este camino y te ayuda a establecer los objetivos temporales para tus ahorros.

 

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.