¿Existen inversiones seguras al 100%?

La propia palabra inversión casa mal con la seguridad. Como suele decirse, “nadie da duros a 4 pesetas”. Por eso mismo en el preciso instante en que busques rentabilizar tus ahorros tendrás que asumir algún tipo de riesgo.

Para ganar hay que arriesgar. Esta es la máxima de la inversión y la de los mercados financieros. A partir de ahí el riesgo y la rentabilidad están directamente relacionados. De forma muy resumida, a mayor riesgo, mayor debe ser el beneficio potencial.

Para que lo entiendas mejor, vamos a imaginar que tienes la posibilidad de doblar tus ahorros. Seguro que estarías dispuesto a arriesgar un porcentaje de tu dinero más grande que si sólo fueses a ganar un 50% de ese mismo capital. Por eso mismo en los juegos de azar ganas o pierdes, porque la ganancia potencial es enorme y la pérdida está en consonancia

Desde un punto de vista no todos los productos bancarios de ahorro son igual de arriesgados. Existen inversiones más seguras que otras y vehículos donde la posibilidad de perder el dinero será menor.

Inversiones seguras: qué opciones y productos hay

Cada producto de inversión tiene sus propias características y los hay que son más adecuados para un perfil inversor que quiere seguridad aún a costa de obtener una rentabilidad mayor.

Del listado de productos de ahorro garantizados y seguros hemos eliminado las cuentas corrientes. El motivo es que no se pueden considerar un producto de inversión al uso.

La selección de productos de inversión para perfiles de riesgo moderados es la siguiente:

Depósitos. Baja rentabilidad y mucha seguridad. Los depósitos están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) hasta 100.000 euros por entidad y ahorrador. Eso sí, a cambio su rentabilidad no llegará al 1% anual.

Deuda pública y privada. La deuda pública siempre tiende a ser más segura, aunque sólo sea por el hecho de que hay un estado que avala su emisión. En una emisión de deuda el emisor se compromete a pagar un cupón de forma anual al ahorrador durante el periodo pactado. Desde ese punto de vista, sabes cuánto vas a ganar salvo quiebra del Estado o la empresa. Lo que ocurre es que esas emisiones se pueden vender en el mercado secundario, de manera que si tu cupón te da un 2% y las nuevas emisiones son al 4%, se supone que vale menos, pero si sólo quieres cobrar ese cupón, será una inversión bastante segura.

Planes de pensiones garantizados. La opción segura para la jubilación, ya que garantizan que recuperarás lo invertido con un pequeño rendimiento, como ocurre con los fondos de inversión. Eso sí, nunca deberías contratar un plan de pensiones, del tipo que sea, sin antes leer esto.

PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático. Un PIAS se puede configurar como un producto de ahorro garantizado para ahorrar de forma sistemática. Históricamente estaban pensados para ahorradores conservadores, pero la nueva generación de PIAS llegan también a perfiles de riesgo moderado y equilibrado. Cuentan con ventajas fiscales en caso de conservar la inversión durante cinco años.

Cuenta Ahorro 5. También tiene un hermano en forma de seguro. Este producto ofrece muy poca rentabilidad a cambio de garantizar un 85% de la inversión y estar exento del pago de impuestos si se conserva durante 5 años.

Fondos monetarios. Tienen algo de riesgo, pero están pensados para un perfil inversor muy conservador. Su volatilidad es baja porque buscan mantener la inversión en lugar de obtener beneficio.

Todos estos productos se pueden catalogar de inversiones seguras. El problema es que con ellos nunca podrás obtener una alta rentabilidad que te permita conseguir la libertad financiera. Si quieres obtener una alta rentabilidad de tus ahorros, aprovecha este servicio gratuito.

La clave de las inversiones seguras pasa por una buena diversificación por tipo de productos, dando también cabida a inversiones algo más atrevidas. Un ejemplo típico de cartera de inversión de riesgo moderado sería el siguiente:

  • 10% en Renta variable.
  • 20% Gestión Dinámica y mixtos flexibles.
  • 30% Renta fija y retorno absoluto
  • 40% Mercado monetario y renta fija a corto plazo.

Un asesor financiero te puede ayudar a crear estas carteras y gestionar tus ahorros de forma segura para lograr tus objetivos.