Cómo hacer un presupuesto familiar equilibrado

PreAhorroFinanzas Personales0 Comments

Como hacer un presupuesto familiar
 

Quiero ahorrar más pero no puedo. Siempre me quedo sin dinero a final de mes y no sé dónde se me va el sueldo. Me gustaría tener más control sobre mis finanzas. ¿Te suena alguna de esas tres afirmaciones? Son las dudas más repetidas entre los usuarios de Preahorro que quieren herramientas para controlar mejor sus gastos y el truco para elaborar un presupuesto familiar equilibrado.

Tu economía doméstica estará equilibrada en tanto y en cuanto los ingresos siempre sean superiores a los gastos. Es decir, tengas capacidad de asumir tus compromisos e incluso de ahorrar –otra cuestión es que consigas ahorrar más dinero todos los meses-. Con esto claro si quieres controlar tus gastos hay dos formas básicas de hacerlo: a través de un presupuesto equilibrado o con otras herramientas para controlar gastos.

La primera fórmula es la más clásica, a la que todos estamos acostumbrados. La segunda es menos ortodoxa. El camino a seguir dependerá de tu perfil y, sobre todo, de tu fuerza de voluntad.

Para qué sirve hacer un presupuesto del hogar

Un presupuesto familiar es un documento que recoge los ingresos y gastos que tienes en el hogar. Básicamente sirve para tener un control del dinero que entra en casa y del que sale. Además sirve para hacer proyecciones sobre las finanzas familiares y crear un calendario de facturas a pagar cada mes.

Para que lo entiendas mejor, con un presupuesto de contabilidad doméstica sabrás cuáles son tus ingresos (la parte más sencilla) y conocerás en qué te gastas el dinero. Además, podrás ver incluso cuáles son los meses donde más gastos fijos tienes y cuáles son en concreto. Esto te permitirá tomar medidas para ahorrar más dinero en los gastos que de verdad te importan.

La clave es que con un buen presupuesto anual tomarás decisiones informadas y no basadas en tu percepción sobre cómo son tus finanzas personales.

Ventajas y desventajas de contar con un presupuesto

Tener tu propia plantilla de gastos e Añadir nuevoingresos tiene sus puntos positivos. En concreto, hay tres ventajas de contar con un presupuesto para tus finanzas personales:

  • Conoces tu capacidad de ahorro. Un presupuesto recoge los ingresos menos los gastos. Lo que sobre será tu capacidad de ahorro. Si quieres ahorrar ese dinero de forma efectiva, aquí puedes ver el secreto para hacerlo.
  • Tienes claro dónde gastas tu dinero. Si hay una forma de controlar tus gastos y saber en qué te dejas el salario cada mes, es a través de un presupuesto. Si nunca has hecho uno, esta parte es la que más te sorprenderá.
  • Conoces tu ratio de endeudamiento. Si tu presupuesto familar no está equilibrado verás fácilmente cuánto gastas de más cada mes. Si tienes deudas, verás de un solo plumazo cuántos préstamos tienes, a cuánto ascienden y de qué son. Con estos datos sólo tienes que usar el método que funciona para terminar con las deudas.

Frente a estas ventajas se sitúa un único y gran inconveniente: un presupuesto no es para todo el mundo. Llevar las cuentas del hogar requiere esfuerzo y constancia. En el siguiente apartado entenderás mejor por qué.

Como hacer un presupuesto equilibrado para el hogar

Puedes crear tu presupuesto personal en tan solo cinco pasos. ¡Vamos a verlos!

Calcula tus ingresos mensuales y anuales

Suma todos lo que ganas al mes y al año. Cuenta sólo con los ingresos fijos, los que estás casi seguro al 100 que recibirás. Incluye aquí todas tus fuentes de ingresos, no sólo tu sueldo. Un ejemplo de cómo poner los ingresos en tu presupuesto sería la siguiente:

  • Sueldo e ingresos por trabajo. Lo que cobras en tu nómina e incluso lo que puedas percibir como freelance por colaboraciones esporádicas. En otras palabras, lo que te pagan por dedicar tu tiempo a trabajar.
  • Inversiones e impuestos. Dividendos, ventas de acciones, fondos de inversión… En este apartado debes poner los ingresos que provengan de tu ahorro, pero sólo los que efectivamente lleguen a tu cuenta. Si ahorras a largo plazo aprovechando el interés compuesto y tus ahorros te generan un 4% al año no importa, ya que ese dinero seguirá invertido. En el caso de los impuestos, puedes poner la devolución de la renta. Si tu situación no cambia de un año a otro tendrás una estimación del resultado de la declaración de IRPF.
  • Ingresos pasivos. Si tienes un piso alquilado y recibes una renta mensual, aquí es donde debes ponerla. Lo mismo se aplica a cualquier ingreso pasivo que generes. Si todavía no lo haces, aquí puedes ver algunas ideas de ingresos pasivos.

Si quieres simplificar el presupuesto en este apartado elimina los ingresos extraordinarios, que serán principalmente los de inversiones e impuestos. En otras palabras, si no eres un profesional de los mercados y sólo de vez en cuando vendes acciones, déjalas fuera de tu estructura de ingresos. Así evitarás distorsiones en tu contabilidad personal que te pueden hacer pensar que tienes un ingreso recurrente que no es tal.

Calcula tus gastos fijos

Busca en cajones, conéctate a tu banco online, mira en tu tarjeta de crédito… Hazlo como quieras pero junta todos los gastos fijos que tienes al año y vete incluyéndolos en tu plantilla de presupuesto familiar (más abajo podrás ver varios modelos de contabilidad doméstica gratis que podrás descargar).

Es importante que dividas tus gastos por categorías. El número de áreas de gasto en tu hoja de presupuesto personal depende de ti. Seguros, televisión, móvil, electricidad… Todos deben figurar en esta área.

Aquí puedes ver una distribución como ejemplo:

En este caso se trata de un presupuesto de finanzas muy detallado, pero el tuyo no tiene por qué serlo tanto.

Calcula tus gastos variables

Esta es una de las partes más interesantes, pero también la que más trabajo te va a llevar y la que más se extenderá en el tiempo. Empieza por registrar los gastos variables de cada mes en cada una de las partidas que hayas decidido.

Transporte y gasolina, alimentación, cenas y ocio en general, vestido y calzado… De nuevo, eres tú quien debe establecer tus prioridades y hasta qué punto de concreción quieres llegar. En este punto puedes diseccionar tu lista de la compra para saber cuánto gastas exactamente en verdura, coca-cola, yogures, cerveza… o simplemente dejarlo como alimentación. Tú decides.

Calcula tu presupuesto familiar: suma y resta

El cuarto paso del proceso es tan simple como coger una calculadora para sumar tus ingresos y restar todos los gastos. En el apartado de modelos de presupuestos familiares encontrarás hojas de Excel que harán el cálculo de forma automática.

Con esta simple operación tendrás el flujo de caja de tu economía doméstica. A efectos prácticos, verás claramente si ganas más de lo que ingresas y cuánto dinero te sobra cada mes para ahorrar.

Toma decisiones sobre tu economía familiar

Esta es la parte crítica del control de gastos mensuales. El mejor presupuesto para el hogar no sirve de nada si después no se toman decisiones.

Ahora que ya tienes los datos sólo debes analizarlos y ver cuáles quieres reducir. Dedica un poco de tiempo a pensar en tus prioridades. Hay gastos que no se podrán eliminar, aunque igual sí reducir. Aquí te damos algunas ideas para lograrlo:

Además, entre los materiales exclusivos del curso Libertad Financiera encontrarás guías para reducir tus gastos en 5.000 euros en un año.

Además hay otros gastos que entran dentro de los optativos. Quizás de entrada los veas como imprescindibles, pero si te paras a pensarlo, puedes vivir sin ellos. Lo importante en este punto es hacer balance para encontrar los gastos que realmente cuentan, los que te hacen más feliz. Quizás podrías quitarte ese café de la mañana, pero para ti es uno de los mayores placeres del día, algo que sí aprovechas. Sin embargo no ocurre lo mismo con la coca-cola que tomas a media tarde. Eso es lo que se llama consumo consciente y te llevará a tomar decisiones informadas, basadas en tus prioridades reales y no en tus hábitos.

Un buen presupuesto te tienen que acercar a dónde quieres estar económicamente, tanto en cantidad de ahorro como en calidad de consumo.

Y vuelta a empezar

Ahora que ya sabes cómo se hace un buen presupuesto sólo tienes que repetirlo una y otra vez, día tras día, mes tras mes, en función de lo que elijas.

¿Qué es mejor, un presupuesto mensual o uno anual?

Esta es una duda muy común, sobre todo entre quienes saben que la constancia no es su fuerte. Llevar un presupuesto requiere cierta constancia a la hora de anotar gastos si quieres que funcione. No hay un presupuesto mejor que otro, sólo formas de llevar la contabilidad familiar que se adaptan mejor a un estilo de vida que a otro.

La ventaja de un presupuesto mensual es que vas a tener más datos con los que trabajar. Sabrás en qué meses se dispara tu consumo eléctrico, cuándo gastas más en ocio y tendrás una visión más clara de tu evolución. Además, podrás tomar medidas antes si ves que tu economía familiar se descuadra.

La desventaja es que tendrás que dedicar un poco de tiempo cada mes a actualizar tu plantilla de gastos familiares.

La ventaja de un presupuesto anual es que requiere menos constancia. Basta con que te sientes una vez al año con tus gastos para tomar decisiones. Requerirá más tiempo ese día, pero a cambio no tendrás que ser constante. Esto es lo que desde Preahorro llamamos El día de las facturas para ahorrar.

Trucos para que un presupuesto funcione

¿Cómo conseguir que tu presupuesto sea útil? Adaptándolo a tus necesidades. Estas son las tres cosas que debes valorar antes de lanzarte con tu plantilla de gastos mensuales.

  • ¿Cada cuánto vas a actualizarlo? Es algo que acabamos de ver, pero que debes pensar. Si no eres una persona constante o no quieres estar todo el día pendiente de guardar recibos, no actualices tu plantilla de Excel a diario o semanalmente. Empieza haciéndolo cada tres meses y si te ves cómodo, ve acortando plazos.
  • ¿Hasta qué punto quieres llegar? Uno de los errores más habituales al hacer un presupuesto es querer anotarlo todo y ser demasiado detallista. Es cierto que tener localizado cada céntimo de euro que te gastas siempre ayuda, pero no es para todo el mundo. Ten cuidado con pasar de 0 a 100 demasiado rápido porque puedes quedarse sin energía muy pronto. De hecho, esto es lo que ocurre con la mayoría de personas que empieza anotando todos y cada uno de sus gastos. Al cabo de dos semanas ya están cansados y han perdido la energía. En menos de dos meses habrán abandonado el seguimiento de su economía.
  • ¿Cómo quieres hacer el seguimiento? Hoy en día hay muchas fórmulas para llevar el control de los gastos mensuales, empezando por las Apps de gestión financiera que puedes descargar para el móvil y el ordenador. La opción tradicional, que también puedes llevar en tu móvil, son las plantillas de Excel de contabilidad doméstica, y otra todavía más tradicional son los dietarios o los libros del método kakebo, tan de moda hoy en día.

Antes de lanzarte a la aventura, valora estos tres elementos.

Plantillas de presupuesto familiar

Las hojas de cálculo siguen siendo una de las mejores herramientas para llevar un presupuesto familiar. Un Excel de gastos permite llevar la contabilidad doméstica. Así podrás tener de un solo vistazo una idea de cómo marchan las finanzas personales.

En el apartado anterior hemos visto cómo hacer un presupuesto familiar en Excel y ahora queremos facilitarte la vida con varios modelos de presupuesto familiar en Excel. Estas son plantillas de gastos mensuales que puedes usar según sea tu caso.

Más allá de estas plantillas que puedes descargar, en Estados Unidos hay páginas web especializadas en herramientas de contabilidad doméstica en Excel para controlar los gastos familiares. Estas son algunas de las más interesantes.

  • Vertex32 Spreadsheets. Esta página reúne más de 15 plantillas diferentes para hacer presupuestos de gastos del hogar. Incluye hojas de cálculo de varios tipos, desde las centradas en gestión del dinero hasta las enfocadas en bodas, navidad o simplemente en llevar una contabilidad de los gastos que tienes hasta el mínimo detalle. Acceder.
  • It’s Your Money. Esta web de finanzas dispone siete libros de Excel sobre finanzas personales gratuitos, incluida una inspirada en los métodos de Dave Ramsey. Si te interesa un control exhaustivo en el tiempo, el Box Buget es ideal, ya que distribuye el mes por semanas y te permite ver también cómo gastas el dinero de tu salario mes a mes. Acceder.
  • Google Drive Docs. Google también ofrece una amplia variedad de hojas de cálculo para controlar los gastos y las finanzas personales. Basta con acceder a su galería de “Templates” para poder usarlas. Algunas de las más útiles son el presupuesto anual y mensual. Acceder.
  • Microsoft Templates. Microsoft también cuenta con sus propias plantillas de Excel. Puedes acceder a ellas con Microsoft online o en el programa que tengas instalado en tu ordenador. Acceder.
  • Open Office Template. Y si no eres de Microsoft ni de Google pero usas Open Office, el programa también cuenta con sus propias plantillas para presupuestar que te pueden salvar de más de un apuro. Acceder.
Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.