El método kakebo: cómo saber si es para ti

PreAhorroCómo ahorrar2 Comments

Qué es y cómo funciona el método Kakebo

A la hora de gestionar tus finanzas personales sólo hay una verdad universal y es que debes ingresar más de lo que gastas e incluso en este punto existen excepciones. A partir de ahí hay diferentes formas para lograr el objetivo y distintas herramientas para conseguirlo. Una de las más útiles es contar con un presupuesto. Pero decirlo es más fácil que hacerlo. Crear un presupuesto puede llevar tiempo, pero mantenerlo actualizado todavía más. Ahí es donde aparecen los libros de cuentas, el clásico dietario y sus variables.

Una de las que más éxito está teniendo es el Kakebo, que es una adaptación del Kakeibo japonés o libro de cuentas nipón a nuestras finanzas. El método Kakebo acondiciona el sistema más utilizado en Japón para ahorrar y llevar las cuentas del hogar a las particularidades de las finanzas españolas.

El Kakebo no es nuevo. De hecho, el primero data de 1904. Su autora fue Motoko Hani, la fundadora de “La compañera de la mujer”, la primera revista femenina del país. El objetivo de este método era doble: controlar las finanzas del hogar y otorgar más poder a las mujeres del país. Y es que en el Japón de principios del siglo pasado las mujeres se encargaban del hogar, recibían el dinero de su marido y lo debían administrar de la mejor forma posible ya que su propia asignación mensual dependía de lo que pudiesen ahorrar.

El método Kakebo buscaba que estas mujeres aprendiesen a gestionar mejor el dinero y disfrutasen de más para sí mismas.

Cómo funciona el Kakebo

El funcionamiento de la versión española del original Kakeibo es relativamente sencillo. Como buen libro de cuentas lo que va a hacer es obligarnos a enfrentar gastos e ingresos. Los primeros están representados por el malvado lobo y los segundos por un cerdito, símbolo del ahorro, al que hará que alimentar.

El Kakebo se divide por un lado en trimestres, semanas y días. Cada mes anotaremos el dinero que ingresamos y le restaremos los gastos fijos estimados, lo que nos dará el dinero que tenemos para pasar el mes. Además, tendremos que fijarnos un objetivo financiero mensual, una promesa que signifique un pequeño cambio de hábito y una predicción del dinero que conseguiremos ahorrar.

A partir de ahí comenzará la carrera contra el lobo, representado por los gastos diarios que habremos de ir anotando en el libro. Para facilitar la labor, los dispendios se dividen en cuatro categorías: superviviencia (lo indispensable más allá de los gastos fijos), ocio y vicio, cultura y otros (gastos imprevistos, regalos y demás gastos que no encajen en el resto de categorías). El dinero que nos gastemos se resta del capital del monedero para dar finalmente la suma de lo que hemos conseguido ahorrar.

Más allá de la parte de cuentas, el libro también aporta trucos de ahorro como el de guardar todas las monedas de un tipo (su propuesta es la de 50 céntimos) o herramientas sobre la psicología del consumo y cómo decidir si compramos o no algo que queremos.

Al final, como todo presupuesto, el método Kakebo funcionará dependiendo de tu constancia, porque no va a ahorrar por ti. Necesita que rellenes las fichas de gastos e ingresos para ser útil, aunque gracias a su estética hace que sea más llevadero. Con este método podrás hacerte una idea de qué haces con tu dinero y cuáles son realmente tus gastos o por lo menos las partidas más importantes.

Esto que puede parecer tan básico, es algo que muchas personas desconocen y que puede servirles para abrir los ojos ante el uso que hacen de su capital. Además, el hecho de ir fijándote pequeños objetivos e implementando promesas hace que todo sea más llevadero y que te comprometas por escrito, aunque sea contigo mismo, a llevar a cabo acciones para mejorar. En otras palabras, facilita el cambio y hace que te plantees cuestiones relacionadas con el dinero.

Desventajas del Kakebo y alternativas

El gran punto negativo es que como buen método de ahorro tradicional, el Kakebo exige una acción continua, una constante fuerza de voluntad para poder mantener el pulso del ahorro y que no asegura un resultado a final de mes. De hecho, lo que marcas al comienzo del mes es una previsión que puede o no cumplirse.

Si buscas una herramienta que te permita ahorrar el 20% de tu salario mensual sin hacer un esfuerzo continuo de voluntad, te recomendamos este curso gratuito.

Quiero empezar a ahorrar

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

1- Si lo que quieres es ahorrar mucho más cada mes, aprovecha este curso gratuito impartido por Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino”. Más de 16.000 alumnos lo han completado en 2017 y ha ganado el premio al mejor curso de finanzas personales y ahorro. Es gratuito y te enseña cómo ahorrar el 20% de tu salario cada mes sin esfuerzo

2- Si ya tienes ahorrados más de 10.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomendamos este curso gratuito

3- Y si te ha gustado este artículo, compártelo aquí con tus amigos:

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 Comments on “El método kakebo: cómo saber si es para ti”

  1. Necesito ahorrar y si existe un soporte donde pueda anotar ingresos y gastos me será de gran ayuda.

    1. mm

      La mejor forma de empezar a ahorrar es el preahorro. En este curso gratuito te enseñamos a poner en marcha el método y además te damos herramientas para tener ese sorporte en el que anotar gastos e ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.