Los tipos de interés de un préstamo: TIN, TAE y CER

PreAhorroPréstamos y deuda2 Comments

Tipos de interés en un préstamo

Los tipos de interés de un préstamo son uno de los elementos claves de cualquier deuda junto con su plazo de devolución. Olvidarse de ellos para centrarse en la cuota es uno de los errores más habituales al contratar una hipoteca o un préstamo.

Y es que al final, la cuota no es más que el resultado aplicar el tipo de interés del préstamo sobre una cantidad durante un tiempo determinado. Basta con alargar el plazo del préstamo o reducir los intereses para que lo que pagas cada mes sea menor. Otra cosa es cómo afecta el plazo del préstamo a lo que terminas pagando al final.

Por eso mismo es tan importante entender este tipo de conceptos financieros y saber qué tipos de interés puede tener un préstamo.

Fijo, variable y mixto: tipos de interés en préstamos e hipotecas

¿Cuáles son los tipos de interés en un préstamo? La forma más fácil de distinguir los tipos de interés en los préstamos es hacer según cómo se configura. Así, se puede diferenciar entre:

  • Tipo de interés fijo. Es un tipo de interés que se mantiene sin cambios durante todo la vida del préstamo. Es más habitual en préstamos personales que en hipotecas. Su principal ventaja es que sabrás en todo momento lo que vas a pagar por la deuda.
  • Tipo de interés variable. Es típico de las hipotecas y supone que el tipo de interés del préstamo cambia con el tiempo. Lo más habitual es que el tipo de interés esté ligado a un índice de referencia como el Euribor al que se suma una cantidad (diferencial). Reducir este tipo al máximo sin aumentar la vinculación al banco es una de las claves para elegir tu hipoteca. La ventaja de tener un tipo de interés variable en un préstamo es que normalmente son menores que los préstamos a tipo fijo.
  • Tipo de interés mixto. Se usa en préstamos largos, especialmente hipotecarios. Es una mezcla de los dos anteriores. Normalmente se organizan de forma que se paga un tipo fijo durante los dos o tres primeros años de la hipoteca y después se pasa el préstamo a un tipo variable.

Esta es la principal forma diferenciar los tipos de interés de una deuda, pero no la única. También se puede hablar de TIN, TAE y CER en función de qué elementos se tiene en cuenta para calcular el tipo. Esto es lo que debes saber sobre cada uno de ellos.

Qué es TIN de un préstamo

El TIN o Tipo de Interés Nominal es el porcentaje fijo que el banco cobra por prestarte el dinero.

Es el tipo que suele aparecer en las ofertas que ves en las entidades financieras y páginas web. El TIN sólo tiene en cuenta el tipo de interés que cobra el banco, lo que deja fuera el resto de gastos y comisiones que incluyen la mayoría de préstamos. De hecho, esa es una de las razones por las que los préstamos a tipo 0% pueden costarte dinero.

La TAE es el tipo de interés que debes revisar si quieres conocer esos datos y el Banco de España obliga a todas las entidades a publicarlo.

Por el contrario, si quieres saber si un préstamo puede considerarse usura debes fijarte en el TIN.

Qué es la TAE de un préstamo

La TAE o Tasa Anual Equivalente es una forma de analizar el tipo de interés de un préstamo que sí suma el resto de gastos del mismo.

La TAE es en realidad una fórmula matemática que suma al tipo de interés nominal otros elementos del préstamo como. En concreto, la TAE tiene en cuenta:

  • El tipo nominal de la operación.
  • El plazo del préstamo.
  • La frecuencia de pagos.
  • Las comisiones que cobra la entidad financiera (cancelación total, amortización parcial y comisión de estudio…)
  • Otros gastos del préstamo.

La TAE coge esos datos y los comprime en una sola tasa de interés anual que se usa precisamente para comparar préstamos a diferentes plazos temporales (y también productos de inversión).

Qué es el CER de un préstamo

Hay una última fórmula para evaluar el tipo de interés de los préstamos y más concreta de las hipotecas. Se trata del CER o Coste Efectivo Remanente.

El CER indica el coste de un préstamo teniendo en cuenta solo el plazo pendiente hasta su vencimiento. El cálculo del CER se realiza atendiendo a las cuotas pendientes de pago hasta el vencimiento.

Por eso mismo, el CER es indicador en el que tendrás que fijarte si lo que quieres es cambiar de hipoteca y evaluar otras ofertas para ver si puedes ahorrar en la hipoteca que ya has contratado. Así, el CER sería un sustituto de la TAE cuando se trata de hipotecas que están en vigor.

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

1- Si lo que quieres es tener mucha libertad financiera, aprovecha el curso gratuito de Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino”

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomendamos el curso online Alta Rentabilidad

2 Comments on “Los tipos de interés de un préstamo: TIN, TAE y CER”

    1. mm

      Buenas Olga,

      En Preahorro no ofrecemos préstamos para pagar deudas. Antes de buscar financiación adicional para el pago de la deuda hay dos acciones tres puedes hacer:

      • Renegocia con los acreedores un periodo de carencia. Pídeles que paren los cobros de forma momentánea para poder crear un plan de pagos realista para tu situación personal.
      • Antes de endeudarte con un nuevo préstamo, estudia la posibilidad de reunificar tus deudas. Aquí te contamos cómo reunificar deudas y cuándo compensa.
      • Averigua si el tipo que estás pagando es abusivo y reclama en ese caso. Dentro del artículo tienes un enlace a un texto donde te damos las claves para hacerlo.

      Si la situación es muy crítica, también puedes estudiar acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.