Rentas Vitalicias. LO QUE NO TE CUENTAN

PreAhorroJubilación2 Comments

Qué es una renta vitalicia

Transforma tus ahorros en una renta que cobres de por vida es lo que prometen en esencia las rentas vitalicias, uno de los productos de moda para quienes están cerca de jubilarse o ya han alcanzado la edad de hacerlo.

De hecho, la posibilidad de recuperar el dinero en forma de renta vitalicia es una de las ventajas de los PIAS por su ventajosa fiscalidad. Si has oído hablar de este producto, seguro que has escuchado que puedes ahorrar mucho dinero en la renta gracias a él.

👉 Una renta vitalicia es en realidad un seguro que garantiza el cobro de un dinero de forma periódica durante toda la vida. Es decir, transforma el dinero que tengas ahorrado en un pago mensual

Esta es una de las cosas que te dicen de las renta vitalicias, pero hay muchas otras que no. Como cualquier producto, también tiene sus desventajas y sus peligros. Estos son los que debes conocer sí o sí antes de acercarte a él.

Es un seguro y como todo seguro, es COMPLEJO

Una renta vitalicia es aparentemente sencilla: tienes unos ahorros que la aseguradora transforma en una renta vitalicia. Es decir, la compañía hace sus cálculos actuariales para determinar cuánto dinero te puede pagar al mes con el ahorro aportado. Sencillo ¿verdad?

Pues en la realidad no lo es tanto, como ocurre casi con cualquier producto asegurador, especialmente en el ramo de vida. Para empezar, hay más de un tipo de renta vitalicia como:

  • Rentas vitalicias inmediatas, que son las que empiezas a cobrar nada más crear la renta y que funciona como acabas de ver.
  • Rentas vitalicias diferidas, que no se cobran de inmediato, sino después de unos años. Por ejemplo, contratas a los 50 años y empiezas a cobrar a los 65 años. ¿Mientras? Pues la aseguradora se supone que invertirá ese dinero para hacerlo crecer y puede que incluso te obligue o permita hacer aportaciones periódicas.

Y por si esto no fuese suficiente, también hay diferentes tipos de rentas vitalicias según cómo quieras cobrar ese dinero, algo parecido a lo que ocurre con el rescate del plan de pensiones. Esto añade un grado de complejidad adicional que no te cuentan y que es uno de las cosas que debes saber sobre las rentas vitalicias antes de contratar.

No podrás ACCEDER A TODO TU DINERO CUANDO QUIERAS

El dinero de las rentas vitalicias no es rescatable en su integridad. Es más, dependiendo de la modalidad contratada ni siquiera podrás acceder a ese dinero aunque lo necesites. Tendrás que conformarte con cobrar el dinero mensual que has pactado.

Esto es lo que ocurre con las rentas vitalicias de capital cedido, donde ni siquiera los herederos recuperarán el dinero tras el fallecimiento. Como contrapartida, la renta que puedes obtener será mayor.

Con el resto sí podrás acceder al dinero, pero puede que no a todo el que has ahorrado. Uno de las razones es que siempre lo recuperarás al valor de mercado de la inversión vinculada. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que la aseguradora invierte tu dinero y si esas inversiones no van bien y quieres necesitas todo el dinero, es posible que haya menos.

Es fácil que NO RECUPERES TODO EL DINERO

Acabas de ver uno de los casos más habituales por los que no recuperarás todo tu dinero, pero no es el único.

La gracia de la renta vitalicia es precisamente no sobrevivir a tus ahorros y la aseguradora hace sus cálculos para que así sea, pero sin perder ella dinero, como es lógico. Esto quiere decir que tampoco van a apurar al máximo la renta que pueden pagarte, sobre todo si no contratas la modalidad de capital cedido.

😨 Con una renta de capital cedido renuncias a cobrar por fallecimiento, por lo que ese dinero acumulado que no uses se ‘perdería’ e iría a parar a la seguradora. Si tienes herederos, no cobrarán ‘un duro’.

Incluso si optas por la modalidad de rentas constantes o capital reservado, lo normal es que tus herederos sólo cobren una parte del dinero aportado. Lo que las aseguradas hacen es reservar un porcentaje del dinero para ese fallecimiento, pero casi nunca todo lo que queda por cobrar.

Hace falta MÁS DINERO DEL QUE PIENSAS como partida

Puedes cobrarla en el momento o más tarde, pero si piensas que un poco será suficiente para tener una buena paga mensual, piénsatelo dos veces. Los cálculos son similares a los de tendrías que hacer para vivir de tus inversiones, solo que necesitas menos dinero como punto de partida.

¿Cuánto puedes conseguir con una renta vitalicia? Menos de lo que esperas, seguramente. Un estudio de AFI en colaboración con Unespa realizado en 2018 estima que un hombre de 67 necesitará una 55.426,77 euros como capital de partida para contratar una renta vitalicia que le garantice 345,3 euros al mes.

Eso sí, siempre que contrate una renta con capital cedido y con la que no se deje dinero a los herederos. El supuesto parte de una rentabilidad del 1,5% anual para esos ahorros (muy por debajo de la inflación) y la esperanza de vida en 2018 (ha aumentado desde entonces).

Estos son los casos analizados en el estudio:

cuanto puedes obtener con una renta vitalicia

Todos utilizan una renta vitalicia en la modalidad de capital cedido, con lo que una vez fallezcas, no quedará dinero para tus herederos, lo hagas al mes de contratarla o 20 años después. Este es uno de los grandes riesgos de las rentas vitalicias.

Si quieres hacer tus propios cálculos puedes usar esta herramienta de la correduría de seguros Cresmin.

La VENTAJA FISCAL tiene truco: no es atractiva para todas las edades

Apenas vas a pagar impuestos. Esta es una de las armas comerciales de las rentas vitalicias. Y es totalmente cierto. Con esta herramientas pagarás menos impuestos en la renta, pero es muy importante que sepas cómo funciona porque no afecta igual a todas las personas.

En cierta medida, ocurre como con las aportaciones a los planes de pensiones: no compensan a todo el mundo por igual. Quienes más ganan tienen más ventajas. Con las rentas vitalicias esas ventajas son para las personas más mayores y cuanto más, mejor.

La razón es que esta ventaja fiscal se articula como un porcentaje de la renta que está exenta y ese porcentaje aumenta cuanto mayor es tu edad.

Esta es su escala:

Edad en el momento de la contrataciónRenta exenta de impuestosRenta sujeta a tributaciónTipo efectivo de tributación
A partir de 70 años92%8%1,60%
Entre 66 y 69 años80%20%4,0%
Entre 60 y 65 años76%24%4,80%
Entre 50 y 59 años72%28%5,60%
Entre 40 y 49 años65%35%7,0%
Menos de 40 años60%40%8,0%

🔎 Para que lo entiendas mejor, imagina que contratas una renta vitalicia con 67 años, nada más jubilarte. Gracias a ella obtienes 500 euros al mes o 6.000 euros al año. Con 67 aplicarás una reducción del 80%, por lo que sólo un 20% del dinero tributará como rendimiento del capital mobiliario.

En consecuencia, sumarás 6.000 euros como rendimiento de capital mobiliario que, a un tipo del 19%, se traducirán en 228 euro de impuestos. 

¿La traducción? Cuando realmente interesa contratar el producto es a partir de los 70 años o de los 66 en el mejor de los casos. Esto es lo que pagarías en impuestos con una renta vitalicia de 100 euros.

Ahorro fiscal con las rentas vitalicias

Pero incluso esta supuesta ventaja fiscal tiene trampa. ¿La razón? Se aplica sobre el total de la renta vitalicia contratada. Si partes con ese dinero ahorrado y lo vas retirando de una cuenta, no pagarás ningún impuesto.

Y con otros productos financieros sólo pagas por las plusvalías que generas, que son los beneficios que obtengas por tu inversión (sí, el dinero de la renta vitalicia está invertido también).

Como excepción, las rentas vitalicias diferidas, que son las que contratas hoy y recuperas en años, sólo tributan por los rendimientos financieros acumulados en la fase de diferimiento.

Ofrece una RENTABILIDAD MEDIOCRE

El 1,5% que has visto en el ejemplo es lo que puedes obtener con una renta vitalicia. ¿Te parece suficiente? Pues debes saber que ni siquiera está por encima del dato de inflación actual ni el 2% que el Banco Central Europeo (BCE) tiene como objetivo como inflacionario.

La consecuencia es que puedes estar perdiendo dinero todos los años por el aumento del coste de la vida. Ese es el efecto de la inflación sobre tus ahorros.

Es importante que tengas claro este riesgo de las rentas vitalicias antes de contratarlas.

Es un SEGURO y lo cubre el CONSORCIO DE SEGUROS

Entre las desventajas de las rentas vitalicias que verás en otros sitios es que no está cubierta por el Fondo de Garantía de Depósitos. De nuevo, es verdad, pero una verdad a medias.

Que no esté cubierta por el FGD no quiere decir que tu dinero no esté a salvo o seguro. Como con cualquier seguro, el seguro de rentas vitalicias está cubierta por el Consorcio de Compensación de Seguros. Esto quiere decir que, en caso de quiebra de la aseguradora, ellos se encargarán de garantizar que tu dinero esté a salvo, normalmente traspasando la cartera a una aseguradora sana.

Esto es lo que debes saber sobre las rentas vitalicias antes de contratarlas, sus riesgos y desventajas que otros no te cuenta, pero nosotros sí.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

2 Comments on “Rentas Vitalicias. LO QUE NO TE CUENTAN”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.