Vivir de las rentas sin ser millonario: como conseguirlo

PreAhorroLibertad financieraHacer un comentario

Cómo vivir de las rentas

Vivir de las rentas sin tener que trabajar es el sueño de muchas personas e incluso la definición de libertad financiera para otras.

¿Está al alcance de todo el mundo? ¿Es posible vivir sin trabajar? Es un objetivo ambicioso y complicado, pero posible. De hecho, ¿no es a lo que aspiramos con la jubilación? La diferencia es que todos queremos alcanzar esa meta antes.

Hay más de una forma de vivir de las rentas. En función de tu punto de partida (edad, ahorros previos, ingresos…) y de cómo estés más cómodo gestionando el dinero podrás optar por una, otra o por una combinación de herramientas. Antes de llegar a ese punto debes tener claro qué es para ti vivir de las rentas.

¿Qué significa vivir de las rentas?

La definición de vivir de las rentas es ser capaz de generar ingresos que cubran tus gastos mensuales con el estilo de vida que quieres llevar. Así de simple y así de fácil.

A partir de ahí, hay diferentes fórmulas de lograr estos ingresos: generar ingresos pasivos, recibir una herencia, vivir de las inversiones… Y, por supuesto, ajustar tu nivel de vida.

☢️ Ten clara una cosa: cuanto más gastes, más necesitarás para vivir de las rentas. La frugalidad es una fórmula más para poder vivir de las rentas.

Para evitar sustos, esos ingresos deben cumplir tres requisitos:

  • Ser superiores a tus gastos, lógicamente.
  • Serlo con cierto margen. Si ajustas demasiado la relación entre gastos e ingresos, puedes llevarte un susto a las primeras de cambio.
  • Ser recurrentes, porque lo que tú quieres es vivir sin trabajar lo que te queda de vida, no dos meses ni un año. Si es tu caso, aquí puedes ver cómo tomarte un año sabático.

Cuánto necesitas para vivir sin trabajar

El primer punto que has visto tiene la respuesta. ¿Cuánto te hace falta para vivir de rentas? Tanto dinero como necesites para cubrir el estilo de vida que quieras llevas. Tan simple como eso.

Por eso mismo, el primer ejercicio para vivir de tus ahorros es calcular cuáles serán esos gatos. Aprovecha el ejercicio para pensar en cómo quieres vivir y qué gastos son realmente importantes para ti, cuáles te hacen más feliz. En otras palabras, alinear tu consumo con tus objetivos y forma de ver el mundo.

No es lo mismo vivir con 1.500 euros al mes que con 3.000 euros. Tampoco lo es el esfuerzo que tendrás que hacer para sumar esa cifra mágica.

La libertad financiera tiene tanto que ver con tu capacidad para ganar dinero como con tus gastos. Salvo excepciones, la mayoría de personas que alcanzan la libertad financiera lo hacen tanto generando ingresos pasivos o ahorro como siendo frugales.

Cómo vivir de las rentas

¿Qué puedes hacer para vivir sin trabajar? ¿Cómo puedes lograr esos ingresos o ahorros que te permitan vivir de las rentas?

Hay dos fórmulas para lograr tu objetivo.

  • Ahorrar para formar un patrimonio que recuperarás cuando decidas vivir sin trabajar.
  • Crear un sistema que genere ingresos pasivos.

Los ingresos pasivos son un dinero que recibes de forma recurrente sin tener que estar trabajando 8 horas al día cinco días a la semana.

Hay diferentes herramientas para generar ingresos pasivos y no todas son igual de pasivas ni requieren el mismo capital inicial.

Como norma general, las más económicas necesitarán que inviertas tu tiempo, tardarán en ser eficientes o generarán una renta limitada. La consecuencia es que puedes necesitar más de una para lograr vivir de las rentas de verdad.

Hablamos de opciones como escribir un libro, crear un curso, montar un negocio online (aunque sea con afiliación o dropshippint) o generar royalties.

En otras ocasiones lo que necesitarás es algo de capital como punto de partida para crear esa renta futura. Es el caso de la inversión en inmuebles. Sí, comprar una casa para alquilar sigue siendo la forma más tradicional de vivir de las rentas e incluirla dentro de tus planes puede ser una buena idea como explicamos en el curso de inversión inmobiliaria.

La inversión también te puede ayudar a generar ingresos pasivos poco a poco de dos formas diferentes.

La primera es a través de una cartera de inversión por dividendo. Los dividendos son un dinero que las empresas reparten entre los accionistas cuando tienen beneficios. Con este método recibirás un dinero cada vez que las empresas en las que inviertas lo paguen, lo que se convertirá en una renta pasiva cuando decidas vivir sin trabajar (y también antes).

La segunda forma de invertir para vivir de las rentas es la que ya conoces. Ahorrar una cantidad de dinero que después utilizarás cuando decidas dejar de trabajar. Si te suena es porque así funciona el ahorro para la jubilación por ejemplo.

Se puede vivir de tus inversiones. La gran duda en este punto es cuánto dinero te hará falta sumar para lograrlo. ¡Vamos a verlo!

Cuánto dinero se necesita para dejar de trabajar

Vivir de tus ahorros es posible siempre que planifiques bien la cantidad que vas a necesitar.

El primer paso para calcular la cantidad que necesitas para vivir de tus inversiones es conocer tus gastos anuales. Esa cifra será tu objetivo, la rentabilidad que debes lograr cada año para poder vivir de tus ahorros.

A partir de ahí, hay dos variables básicas:

  • El dinero que tengas ahorrado
  • La rentabilidad que puedas obtener por ese capital.

Cuanto más dinero tengas de partida, menor será la rentabilidad que necesites y viceversa.

⚠️ Al invertir existe una relación entre riesgo y beneficios, de forma que para conseguir más rentabilidad a corto plazo, será necesario aumentar el riesgo

¿Y qué rentabilidad puedes esperar para tus inversiones? La rentabilidad histórica de los mercados roza el 8% anual. Sin embargo, una cosa es lo que ocurre a largo plazo y otra lo que pueda pasar cada año. Eso es un riesgo que deberás asumir.

Ese porcentaje tampoco tiene en cuenta los costes de la inversión, impuestos o la inflación.

Las comisiones variarán según el producto de inversión que elijas, pero cuenta con pagar entre un 1,5% y un 2,5%. Por su parte, Hacienda reclamará entre un 19% y un 26% del dinero que recuperes cada año.

¿Y la inflación? La inflación lo que hace es restar valor a tus ahorros. Mide el coste de la vida y si quieres conocer la rentabilidad real de tus ahorros, deberás tenerla en cuenta.

Un ejemplo práctico

Para que lo entiendas mejor vamos a ver cuánto debes juntar para vivir de tus inversiones si quieres tener 25.000 euros al año.

Lo primero que debes tener en cuenta son los impuestos. Y es que tú lo que quieres es tener ese dinero neto, para poder gastarlo. Si no calculas el impacto fiscal sólo recibirás 19.870 euros.

Para tener 25.000 euros necesitarás que tus ahorros generen en torno a 30.500 euros al año. Esa es la cifra que debes tener en mente. ¿Qué cantidad te permitirá lograrlo?

Asumiendo ese 8% de rentabilidad y restando un 2% de comisiones, el beneficio potencial sería del 6% cada año. Con estas cifras, necesitarías 525.000 euros como punto de partida para tener esos 25.000 euros al año o 2.000 euros al mes.

¿No se ajusta este ejemplo a tu caso?

La siguiente tabla muestra cuánto dinero necesitas para vivir de tus ahorros en función de la rentabilidad que esperas obtener, incluidos los impuestos:

Cuánto necesitas para vivir de tus inversiones

¿Se puede mejorar el cálculo?

Esta forma de calcular cuánto necesitas para vivir de tus inversiones está bien, pero no es la óptima.

La razón es que exige un sobreesfuerzo adicional por tu parte y no porque nos hayamos olvidado de incluir la pensión pública. Este sistema no tiene en cuenta el tiempo que vas a necesitar esos ahorros. En otras palabras, no incluye tu esperanza de vida. Si la sigues al pie de la letra llegarás al cementerio con esos 525.000 euros en tu cuenta.

Puedes reducir considerablemente el capital que necesitas si incluyes ese dato en el cálculo. Por ejemplo, para conseguir esos 25.000 euros que quieres al año puedes contar con 525.000 euros y así tendrás ese dinero de por vida.

Otra opción es partir con 475.000 euros, retirar cada año esos 25.000 euros y mantener invertido el resto. Con ese 6% anual de rentabilidad tus ahorros durarán 20 años.

Tener en cuenta esta variable ayudará a optimizar tus cálculos y el esfuerzo para vivir de las rentas. Una forma fácil de hacerlo es usar la regla del 4%.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2034.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.