Cinco formas en las que tu casa te puede ayudar a tener una jubilación mucho mejor

PreAhorroJubilación1 Comment

usar tu casa para mejorar tu jubilacion
 

La vivienda puede ser el lugar donde vives o algo más, una inversión y un activo financiero que te ayudará a tener más independencia financiera. Para la mayoría de españoles será sólo lo primero y estarán perdiendo una enorme oportunidad para conseguir su jubilación dorada.

Puedes hacer como todo el mundo o ir más allá, pensar de forma diferente, como lo haría aun economista, y sacar partido de verdad a esa casa que tanto te ha costado comprar.

Estas son las 5 formas en las que tu casa te puede ayudar a conseguir la jubilación que desea.

Alquila tu vivienda cuando no la uses

¿Te vas de vacaciones todo agosto? Puedes alquilar tu vivienda esos días para costear tu vacaciones o para generar un ahorro a largo plazo. Es solo un ejemplo, pero las posibilidades son enormes, sobre todo si en tu ciudad hay eventos especiales como la Semana Santa en Sevilla o San Fermín en Pamplona.

Otra alternativa menos puntual y más sostenible es el alquiler  de vivienda de fin de semana. De hecho, hay quienes aprovechan los fines de semana de más afluencia para alquilar la vivienda e irse a casa de familiares o amigos.

Plataformas como AirBnB, Wimdu o Alterkeys te ayudar a dar a alquilar tu vivienda bajo estos criterios. Otra alternativa es BeMate, donde la cadena hotelera Room Mate se encargará de gestionar tu apartamento esos días.

Alquilar habitaciones en tu propia casa

¿Te has comprado una casa con dos habitaciones y sólo usas una? Puedes alquilar la segunda habitación para obtener una renta adicional todos los meses. Así pagarás antes la hipoteca (si es que tienes hipoteca) y te ahorrarás muchos dinero en intereses.

Juan vivía de alquiler con un amigo pero tenía claro que quería comprar casa. Buscó la vivienda que le gustaba y después le propuso a su compañero el cambio. En total estuvieron juntos cinco años, hasta que Juan empezó a vivir con su novia, que le sirvieron para abaratar el coste de la hipoteca a la mitad durante ese tiempo.

Descubre aquí qué hacer para no preocuparte nunca más por tu jubilación.

En el caso de María, alquila habitaciones a estudiantes durante el verano y durante el curso académico. Esta es la mejor opción para María, porque así practica su inglés (ahora está aprendiendo alemán también) y conoce a personas de diferentes culturas con una mentalidad muy diferente a la suya, lo que le sirve para aumentar su creatividad y mantener la mente abierta.

Alquilar tu casa para irte a vivir de alquiler

El hecho de haber comprado una casa no te obliga a vivir en ella. Si tienes la mente abierta verás que no es más que un activo y como tal puede llegar un momento en el que te aporte más valor no residir en él.

Una forma de completar la pensión pública al jubilarte puede ser alquilar tu vivienda para vivir donde tú quieras una vez jubilado. Uno de los errores más habituales de los españoles al jubilarse es mantener su casa. Suele ser la casa familiar, con hasta tres habitaciones que ya no usan y, por lo tanto, muchos más costes en energía que una con una habitación que se ajustase más a sus necesidades.  Alquilando tu casa puedes ganar un dinero extra todos los meses y además vivir donde tú quieras, al jubilarte o antes incluso de que llegue ese momento.

Este ese el caso de José, que hace unos años se compró casa en el barrio de Las Tablas, en Madrid, donde ahora han subido los precios del alquiler. A José le gusta el barrio, pero ha hecho sus cálculos y podría alquilar su casa por 1.500 euros al mes con los que cubriría su hipoteca de 900 euros y ganaría 600 euros más todos los meses. Para hacerlo, José ha buscado un alquiler en otra zona bien comunicada (el colegio de sus hijos está en Las Tablas) que le cuesta 1.000 euros al mes. Su ganancia neta es de 400 euros al mes (todavía tiene que pagar impuestos por su casa en propiedad que alquila). En un plazo de 15 años habrá obtenido 72.000 euros sin hacer nada, pero como además es capaz de obtener una buena rentabilidad por su dinero (6% anual), en realidad habrá generado 115.300 euros.

Hacer una hipoteca inversa

Otra alternativa es constituir lo que se conoce como una hipoteca inversa. ¿En qué consiste? Este producto financiero permite que tu casa te genere una renta mensual, anual, semestral… según se disponga.

De forma resumida, el banco tasará la vivienda en un valor, que será lo que cobres por ella en forma de renta vitalicia. Podrás seguir disfrutando de la vivienda mientras vivas al tiempo que ingresas ese dinero. Al fallecer, tus herederos podrán elegir entre pagar al banco la parte de la hipoteca inversa que te ha adelantado para recuperar la casa o cobrar lo que resta.

Alquilar tu casa para eventos

Dependiendo de tu vivienda podrás alquilarla para rodajes, reportajes y películas e incluso para celebrar bodas. Los ingresos dependerán también del tipo de casa, pero pueden alcanzar los 1.500 euros por día.

Aprende aquí cómo aumentar tus ingresos y ganar más todos los meses.

Para alquilar tu casa puedes contactar con agencias especializadas. Discovery 2, Channetl 1, Fourooms o Espacios Creativos son cuatro buenos ejemplos.

Al final, se trata de pensar más allá y ver cómo tu vivienda es algo más que el lugar donde resides. Es un activo que te puede ayudar a conseguir las metas financieras que de verdad te importan.

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

One Comment on “Cinco formas en las que tu casa te puede ayudar a tener una jubilación mucho mejor”

  1. Qué ideas más interesantes!

    La que más me gusta es la de alquilar tu casa (que supongo tendrá varias habitaciones si has tenido hijos) para irte a vivir de alquiler (normalmente a una casa más pequeña), si bien, como hablaba el otro día con mi madre, lo normal es que no llegues nunca a hacerlo a no ser que tengas verdadera necesidad.

    En mi opinión, lo que hay que hacer es trabajar duro e inteligentemente para construir varias fuentes de ingreso a largo plazo para no depender sólo de un empleo.

    Así, llegado el momento, podrás decidir qué hacer con tu tiempo guiado por lo que te gusta hacer (y no por lo que “paga las facturas”).

    Es el camino menos transitado porque es el más difícil.

    Es más fácil ver telebasura o irte de cañas o llorar de alegría porque ya llegó el fin de semana o las vacaciones de verano.

    Es más fácil, pero no es mejor para tu futuro financiero ni para tu salud mental.

    Un fuerte abrazo,
    Pablo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.