El error que nunca debes cometer con tu cuenta corriente

PreAhorroDónde invertir2 Comments

 

Una de las reminiscencias de la guerra del pasivo y las cuentas corrientes que vivimos en 2012 es que son muchos los españoles que siguen buscando la forma de sacar partido a sus ahorros a través de una cuenta corriente o de cuentas remuneradas.

La realidad es que las cuentas de ahorro tienen muchas ventajas, pero una de ellas no es precisamente la de ser un vehículo de ahorro. El motivo es que con una cuenta remunerada no vas a hacer crecer tu dinero al ritmo que necesitas para conseguir la libertad financiera.

Tal y como explicábamos en el artículo sobre los tres pilares de la planificación financiera, cuando ahorras a largo plazo, conseguir un buen interés por tu dinero debe ser tu prioridad. Lo normal es que en una cuenta corriente el tipo de interés no sea mayor que el de un depósito, que ahora mismo a duras penas supera el 1% a doce meses y que no va a hacerlo a corto plazo. En un entorno de tipos de interés al 0%, remunerar el dinero ‘parado’ es inviable.

¿Quieres obtener una alta rentabilidad por tus ahorros? Aquí te enseñamos cómo.

Esto no quiere decir que no vayan a existir ofertas especiales para captar clientes, como también las hay en planes de pensiones. Lo que debes saber es que casi toda propuesta especial esconde algún tipo de truco. A fin de cuentas, nadie ‘da duros a cuatro pesetas’ y mucho menos la banca.

El último de estos casos lo protagoniza Banco Santander con su Cuenta 123. Se trata del producto estrella de la entidad presidida por Ana Patricia Botín y uno de los que más quebraderos de cabeza le está dando ahora mismo. Tanto es así que apenas 12 meses después de sus lanzamientos han tenido que doblar las comisiones que cobran e incluir la obligatoriedad del uso de tarjetas de crédito.

La Cuenta 123 nació como una cuenta remunerada que proponía un modelo híbrido entre ahorro e inversión. Para ello ofrecía un interés entre el 1% y el 3% a partir de 3.000 euros por el saldo diario en la cuenta hasta un máximo de 15.000 euros. Visto así, un 3% de rentabilidad con total seguridad puede parecer hasta atractivo.

El problema, con casi todos estos productos y cuentas corrientes, viene del lado de la vinculación. Para disfrutar de esos beneficios era necesario domiciliar la nómina y varios recibos, además de tener tarjeta de crédito. Y pese a todo había que pagar 3 euros al mes en concepto de mantenimiento o 36 euros al año. Imagina que cuentas con 5.000 euros que has puesto en la cuenta y que no tocas. Después de 12 meses tendrás 150 euros, a los que deberás restar los gastos de mantenimiento y los impuestos. Sólo por los primeros tu ganancia real ya se reducirá a 124 euros.

Si el sistema te ha parecido algo enrevesado no es que te cuesten las finanzas, es que lo es. Básicamente lo que hace es remunerar tu ahorro como contraprestación a las comisiones que te cobra. La ‘jugada’ te puede salir bien… o no. Dependerá de tu saldo y de tu disciplina, porque al obligarte a domiciliar la nómina quieren que sea una cuenta de uso corriente.

El último cambio de Banco Santander la hace incluso más complicada de entender. De la noche a la mañana la entidad ha dado una vuelta a las condiciones (por contrato le bastaba con informar para hacerlo). La Cuenta 123 cobra ahora 3 euros por mantenimiento de tarjeta y además hace obligatorio su uso con por lo menos una operación a crédito cada mes. En otras palabras, una fórmula más para tratar sacar partido de las comisiones de los plásticos.

Con la calculadora en la mano, si no tienes previsto tener 3.000 euros inmovilizados en la cuenta, perderás 22 euros a final de año con tu cuenta de ahorro. Con esos 3.000 euros ganarás solo 90 euros sin contar con los impuestos. ¿Suficiente? Depende de tus objetivos.

Si quieres conseguir la libertad financiera necesitas que tu dinero crezca al ritmo adecuado. Con una cuenta corriente o con una cuenta remunerada no lo vas a conseguir. Para eso necesitas productos específicos de inversión. Para que lo entiendas mejor si sólo consigues un 2% de rentabilidad para tus ahorros al cabo de 25 años sólo tendrás 4.100 euros para esos 3.0000 euros del ejemplo, y eso aprovechando el interés compuesto. Con un 8%, la media del mercado, habrías conseguido 17.100 euros e incluso evitarías el pago de impuestos hasta el último momento.

Si sabes cómo gestionar tus ahorros puedes obtener por ellos más de lo piensas y construir de verdad tu libertar financiera. En el programa Invertir Mejor un experto te ayuda a encontrar los productos que mejor se adaptan a tus objetivos.

2 Comments on “El error que nunca debes cometer con tu cuenta corriente”

  1. Hola! Que cuenta remunerada o depósito lo bastante flexible como para poder ingresar cada mes una cantidad distinta y poder retirar el dinero en cualquier momento recomendais ? Todo lo que visto para éstos no supera el 1%, y eso en caso de depósitos a plazo fijo.graciasss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.