Corredores y agentes de seguros. LO QUE NO TE CUENTAN

PreAhorroFinanzas PersonalesHacer un comentario

corredores y mediadores de seguros

¿Has probado a usar alguna vez un comparador de seguros? En sus resultados verás aseguradoras muy conocidas como Mapfre, Allianz o Caser y otras compañías de las que es fácil que no hayas oído hablar en la vida.

Muchas de esas compañías son en realidad corredurías de seguros, empresas especializadas en la gestión de seguros pero que no cuentan con seguros propios. Y es que al contratar un seguro tienes varias formas de hacerlo. Puedes firmar directamente con la aseguradora, con un agente o con una correduría, por poner tres ejemplos.

En este artículo te vamos a descubrir la realidad que hay detrás de estos profesionales del seguro, lo que nadie más te cuenta sobre corredores y agentes de seguros. Así podrás escoger la fórmula de contratación más barata y que mejor se adapte a tus necesidades.

Estas son las cuatro cosas que necesitas saber sobre los corredores de seguros.

Corredores, agentes, aseguradoras… SON DIFERENTES

Es fácil que al buscar un seguro no repares más que en el nombre de la compañía, que puede ser desde una gran aseguradora, un gran banco, una compañía menos conocida o tu primo Manolo, que trabaja para una gran aseguradora. Las cuatro son opciones válidas, pero no todas funcionan igual y es importante que lo entiendas.

En los seguros de la hipoteca es habitual que el seguro que comercializa el banco sea de una gran aseguradora. Por ejemplo, el seguro de hogar de Banco Santander es en realidad un seguro de Aegon.

El banco se limita aquí a comercializar el seguro y, por supuesto, cobrar una comisión por él.

Mas allá de bancos y aseguradoras, hay dos figuras clave en el mundo del seguro: el agente de seguros y el corredor. Lo más habitual para ti como cliente es no distinguirlo, pero lo cierto es que sí existen diferencias entre un agente y un corredor de seguros.

Estas diferencias afectarán al producto que te pueden ofrecer y a cómo ganan dinero y eso al final puede incidir en su independencia e imparcialidad a la hora de asegurarte.

Esto es lo que distingue a un agente de seguros de un corredor:

  • Un agente de seguros actúa como mediador entre una aseguradora concreta sus clientes. Esto implica normalmente exclusividad, bien para una gama concreta de productos (por ejemplo, seguros de salud) e incluso para cualquier seguro, que es lo más habitual. La traducción es que un agente te ofrecerá sólo productos de su aseguradora, igual que el ‘asesor’ del banco sólo te recomendará productos de la entidad. Esta es una de las 11 jugadas que los bancos intentan colarte ENLACE.
  • Un corredor de seguros o una correduría es un mediador independiente que no está vinculado a ninguna aseguradora concreta. Un corredor actúa por cuenta propia y puede ofrecerte seguros de muchas compañías (de cualquiera, en teoría). La mayoría de corredores disponen de acuerdos con varias aseguradoras para comercializar sus productos, algunos incluso de forma exclusiva.

Estas diferencias cristalizan después en cómo gana dinero cada uno de estos perfiles, algo que afectará a lo que te ofrecen y a sus incentivos al asegurarte.

COBRAN COMISIONES de los productos que venden

¿Cómo ganan dinero una correduría de seguros y un agente? Ambos cobran comisiones por los seguros que venden y por los clientes que tienen en cartera, así de fácil. En otras palabras, ganan dinero por lo que contrates y mantengas cada año.

Estas comisiones varían según el tipo de seguro y también la compañía, pero están presentes siempre. De hecho, una de las realidades ocultas de los seguros de vida es que son de los que más comisiones dejan a las aseguradoras y a los corredores.

Las comisiones que cobra el corredor de seguros o el agente pueden ser fijas, pero normalmente son variables. Es decir, el propio corredor puede elegir la comisión concreta que aplica o cuánto va cargar para cada seguro y cliente.

Tienen INTERESES PERVERSOS

Esto no es más que la consecuencia del punto anterior. Los ingresos del mediador dependen de las comisiones y no todas las compañías pagan las mismas comisiones. Es decir, para un mismo producto hay aseguradoras que dejarán un 5% de comisión y otras que dejarán un 10% ¿Cuál de las dos crees que le interesa que contrates al mediador?

Esto es precisamente lo que ocurre con muchas corredurías y mediadores de seguros, especialmente en el área de los seguros de ahorro e inversión. Un claro ejemplo son los PIAS, donde hay empresas que sistemáticamente ofrecen determinados productos que son nefastos para el cliente, pero buenos para el mediador.

NO RECLAMAN POR TI, solo te ayudan a hacerlo

Antiguamente los corredores y mediadores de seguros presentaban las reclamaciones y quejas de sus clientes ante las aseguradoras. Hoy en día no pueden hacerlo. Cualquier reclamación deberás tramitarla tú o dejar que el mediador se haga pasar por ti.

Esto no quiere decir que un mediador no puede ayudarte a la hora de enfrentarte a la aseguradora. Sí que puede hacerlo y de diferentes formas.

Por un lado, porque tienen experiencia en reclamar. Un buen mediador conoce los mecanismos y resortes que hay que tocar y la forma en la que debes hacerlo para lograr tu objetivo.

Por otro lado, el mediador también puede interceder por ti. Si buen no puede poner la reclamación, sí que puede llamar y preguntar al encargado y a perfiles que están fuera de tu alcance. En otras palabras, cuentan con insiders dentro de las aseguradoras para acelerar los procesos.

Un buen corredor de seguros, es UN TESORO

Hay que tener cuidado a la hora de buscar tu corredor de seguro. Como acabas de ver, existen peligros de los mediadores que no todo el mundo te cuenta con ese conflicto de intereses a la hora de recomendarte uno u otro producto.

Sin embargo, que exista un potencial conflicto de intereses no quiere decir que todos los mediadores vayan a aprovecharse de ello, que te vayan a colocar el peor producto o que te vayan a vender seguros que no necesitan.

Dentro del sector existen grandes profesionales (la mayoría) que te puede ayudar mucho más de lo que piensas. Un buen mediador te ayudará a:

  • Encontrar los mejores seguros al mejor precio.
  • Decidir qué coberturas necesitas para cada seguro, evitando así la mayor trampa de los seguros: que te cuelen cosas que no necesitas ni vas a usar dentro de su seguro.
  • Mediar con la aseguradora para que tus reclamaciones y trámites sean más ágiles.

En definitiva, que un buen mediador, uno de que de verdad vele por tus intereses, es todo un tesoro a conservar.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.