Fondos de rentabilidad objetivo: ventajas y desventajas

PreahorroDónde invertirHacer un comentario

fondos con objetivo de rentabilidad que son

Los fondos de rentabilidad objetivo no son un producto nuevo, pero sí se han convertido en protagonistas durante el último año. La razón hay que buscarla en la subida de tipos de interés, que ha servido para que estos fondos con objetivo de rentabilidad vuelvan a estar entre los más ofertados y los más vendidos por los grandes bancos.

En este artículo te explicaremos en qué consisten estos fondos de rentabilidad objetivo, sus ventajas, desventajas y si son un buen producto para ti.

¿Qué es un fondo de rentabilidad objetivo?

Su propio nombre define muy bien en qué consiste esta categoría de fondos de inversión. ENLACE. Se trata de fondos de inversión que se marcan un objetivo de rentabilidad específico. Así de fácil.

¿Y eso no lo hacen la mayoría de fondos? En absoluto. La meta de la mayoría de fondos es superar al mercado en el que operan o a su benckmark o índice de referencia. Ningún gestor de fondos de renta variable te dirá que quiere ganar un 15% anual o un 20% para 2026. Eso es propio de los fondos de rentabilidad objetivo y también de algunos fondos de renta fija a vencimiento.

Los fondos con objetivo de rentabilidad sí lo hacen y estiman el rendimiento que confían en obtener en un periodo de tiempo concreto. En otras palabras, ese objetivo tiene un marco temporal específico, que es como la fecha de vencimiento del fondo.

Este tipo de fondos pueden darse ese lujo por el tipo de activo en el que invierten (renta fija) y por cómo gestionan la inversión (con estrategias de comprar y mantener, normalmente).

El objetivo de rentabilidad no es sinónimo de rendimiento garantizado

¿Está garantizado el beneficio en un fondo de rentabilidad objetivo? La respuesta es sencilla: no.

Objetivo de rendimiento y rentabilidad garantizada son conceptos diferentes. La meta que se marca el fondo no es sinónimo de rentabilidad asegurada. De hecho, si quiera es vinculante. Se trata solo de eso, un objetivo de rentabilidad que se marca al fondo, como un brindis al sol sobre lo que esperan conseguir.

Si después  el fondo no alcanza el objetivo, no podrás reclamar ni hacer nada al respecto. Simplemente serán “cosas que pasan”. Para evitar que esto suceda, este tipo de fondos sigue políticas y estrategia de inversión que le ayudarán a cumplir con esa promesa de rendimiento, como veremos más adelante.

🤔 Para asegurar el retorno y el capital, existen productos específicos como los fondos garantizados (que también tienen sus riesgos)

Ni siquiera la inversión está garantizada

Tampoco la inversión está garantizada. ¿Se puede perder dinero con un fondo con objetivo de rentabilidad? Absolutamente. Si retiras tu dinero antes de la fecha que marca el objetivo de rendimiento es muy fácil que termines perdiendo dinero. Ahora entenderás por qué.

Invierten en renta fija

¿Cómo funcionan los fondos de rentabilidad objetivo? ¿Por qué pueden ofrecer esa meta de rendimiento? La clave de este tipo de fondos está en cómo y donde invierten.

Un fondo con objetivo de rentabilidad invierte en renta fija con una fecha de vencimiento similar a la fecha escogida por el fondo. Así de simple. Este tipo de instrumentos invierten en emisiones de deuda (principalmente deuda pública), lo que les permite calcular de antemano la rentabilidad que pueden ofrecer.

¿Y cuál es esa rentabilidad? La media del rendimiento de la cartera de bonos menos las comisiones del fondo un dato que se conoce como TIR o Tasa Interna de Retorno.

🤯 Como ya explicamos en otro artículo, la renta fija no es fija. Si vendes tus participaciones antes de esa fecha de vencimiento lo harás a precio de mercado. Si en ese momento el valor de las emisiones es menor, habrás perdido dinero. Y es que, la renta fija solo es fija a vencimiento.

Mantienen la inversión hasta el final

El funcionamiento tradicional de los fondos con rentabilidad objetivo es simple: comprar deuda y mantener esa inversión a lo largo del tiempo hasta su vencimiento. A esta estrategia se le conoce como buy and hold  o comprar y mantener.

En el mejor de los casos el gestor invertirá en diferentes emisiones y se limitará a cobrar el cupón año tras año o a percibir la rentabilidad a vencimiento dependiendo del tipo de bono en el que invierta.

Por el camino podrá ir haciendo ajustes en la cartera para aprovechar oportunidades, pero ni siquiera estaría obligado a hacerlo.

Con un rendimiento lastrado por las comisiones

La rentabilidad que puedes obtener con este producto es la que ofrezcan las emisiones de deuda donde inviertan menos las comisiones del fondo. Estas comisiones no tienen por qué ser desproporcionadas para que impacten en la rentabilidad.

Y es que toda comisión que se paga de más es rentabilidad de menos que se percibe. El siguiente gráfico de Indexa Capital Refleja esta pérdida comparando el rendimiento de los fondos de rentabilidad objetivo con los tipos del Banco Central Europeo (BCE).

Rendimiento de los fondos de rentabilidad objetivo frente a los tipos de interés del BCE.

Por poner un ejemplo, piensa en el Caixabank Renta Fija 2025, uno de los superventas de la categoría. En ambos casos la inversión se centra en renta fija italiana. Si quieses obtener una rentabilidad similar bastaría con comprar esos mismos bonos y te ahorrarías las cuantiosas comisiones que cobran los fondos.

Ventajas de los fondos con objetivo de rentabilidad

Como producto de inversión, este tipo de fondos de renta fija tienen los siguientes puntos a favor:

  • Tienes un objetivo de rentabilidad que puede servir de orientación y que la mayoría de fondos cumple (ahora ya sabes por qué y cómo lo hacen).
  • Cuenta con un plazo objetivo o vencimiento, lo que también puede servir como orientación.
  • Hay una gestión profesional detrás de ellos, tanto para la elección inicial de la cartera como para su vigilancia.

Riesgos de los fondos con rentabilidad objetivo

En el lado contrario, estos fondos con objetivo de rendimiento están lastrados por varias desventajas y puntos negativos. Este es un resumen:

  • Rentabilidad no garantizada. Lo único que se marcan es un objetivo, sin ninguna garantía de que vayan a conseguirlo.
  • Liquidez, ya que no siempre vas a poder recuperar tu dinero cuando quieras. Muchos de estos fondos incluyen ventanas de liquidez sin coste y altas comisiones fuera de esos periodos de liquidez.
  • Coste y comisiones que lastran la rentabilidad. No es que se trate del producto con más comisiones, pero sí pueden considerarse elevadas en función de en qué invierta y cómo lo haga (por ejemplo, comprar bonos italianos a 3 años y mantenerlos y cobrar por ello casi un 0,75% de comisión de gestión).
  • Escasa diversificación. La mayoría de estos fondos invierten en emisiones de deuda pública, algunos de forma casi exclusiva.
  • Puedes perder dinero. En línea con los problemas de liquidez, si quieres recuperar el dinero antes de esa fecha objetivo, puedes sufrir pérdidas. Y es que, el principal riesgo de estos fondos es que solo funcionan bien cuando se cumplen y respetan los vencimientos.

Conclusión: ¿Son una buena opción los fondos de rentabilidad objetivo?

Lo cierto es que son una opción para las inversiones conservadoras, pero por su composición y funcionamiento, puede haber alternativas mejores o, por lo menos, con un mejor grado de diversificación y relación entre coste y rendimiento.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

EMPEZAR CURSO GRATUITO LIBERTAD FINANCIERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *