Sé como Nadal con tus finanzas y no como Becker

PreAhorroFinanzas PersonalesHacer un comentario

Rafa Nadal Finanzas

Tan diferentes en la pista de tenis, como en la vida. Boris Bekcer labró su leyenda la hierba de Wimbledon y la completó en el abierto de Australia y Estados Unidos, mientras que la arcilla de Roland Garros es lo que define a Rafael Nadal (sin olvidar que también ha sido capaz de ganar en todas las superficies).

Nadal y Becker, Becker y Nadal, dos de los mejores tenistas de la historia, que poco tienen en común salvo por una enorme colección de títulos e ingresos. Estilos diferentes dentro y fuera de la pista, especialmente en la gestión financiera.

Naldal vs Becker dentro de la pista

Dos estilos de tenis totalmente diferentes, el fuerte derechazo y la agresividad del alemán frente a la capacidad de aguante, táctica y fortaleza mental del español.

Becker salto a la fama el 1 de julio de 1985 al convertirse en el primer jugador no cabeza de serie, el primer alemán y el más joven en ganar Wimbledon con 17 años y 7 meses. A lo largo de su carrera cosecharía otros dos triunfos más, el primero al siguiente año y el último en 1989. Ese mismo ejercicio se haría además con el US Open.

También probó las mieles del triunfo en el Open de Australia en 1991 y 1996, pero el trinfo se le resistió siempre en Roland Garros, donde no pasó nunca de seminales.

Naldal, por su parte, es el segundo jugador con más Grand Slam de la historia y el único que ha conseguido 10 en un mismo feudo: París. A éstos se suman sus dos triunfos en Wimbledon (2008 y 2010) y otros dos en el US Open (2010 y 2013). Precisamente en 2010 solo le faltó ganar el Abierto de Australia para adjudicarse los 4 grandes un mismo año.

El australiano es el grand slam que peor se le ha dado al manacorí, con un único triunfo en 2009.

CURSO GRATUITO: te enseño cómo ahorrar más cada mes y cómo sacar más partido a tus ahorros. Aprovéchalo aquí

Nadal vs Becker fuera de la pista

El juego de ambos tenistas se ha trasladado en cierto sentido a su vida lejos del tenis. Boom Boom Becker mucho más dado al papel cuche y a los excesos, Rafa Nadal mucho más comedido en sus gastos y en su vida privada.

Titulaba hace poco El Mundo “Becker quería dinero, sexo y una mujer que le cocinara” en una suerte de perfil sobre el tenista al decretar un juzgado de Londres su bancarrota. Y es que el alemán es otro ejemplo de deportista que no supo gestionar su fama y al que sus arrebatos le costaron más de un disgusto.

Un sonado y caro divorcio que le costó la friolera de 25 millones de dólares tras descubrirse que había engañado a su mujer, así como la demanda de paternidad por tener sexo en el servicio de un restaurante y que se saldó con otros 3,8 millones de dólares (además de no reconocer a su hija hasta los 10 meses) son sólo dos de las joyas de Bekcer.

Nadal, por su parte, también es presa de la prensa rosa, pero gracias a un entorno que la ha protegido más y le ha asesorado mejor, ha sabido mantener la distancia entre el personaje público y el privado.  Sin excesos y siempre con discreción y naturalidad y de forma muy hogareña.

De hecho, no se le conoce más novia que ‘la de toda la vida’, Xisca Perelló. Sin ser esto último bueno ni malo, habla de una forma de encarar la vida totalmente diferente a la del alemán.

Nadal vs Becker en las finanzas

Los dos tenistas están entre los 10 que más dinero han ganado en la historia de este deporte. Becker acumuló durante su carrera la friolera de 25,08 millones de dólares sólo en premios, aunque cuando se retiró en 1999 se estimaba que su fortuna ascendía a 54 millones de euros. A esto se suman los ingresos que ha ido obteniendo como entrenador de Novak Djokovic y como comentarista de la BBC, que seguramente estén lejos de la media por la parte alta.

Nadal le supera con creces en el apartado de ingresos. En el tenis más títulos equivalen a más dinero y el manacorí ha ganado muchos. Sólo en 2017 acumula hasta Wimbledon poco menos de 6,5 millones de euros. A lo largo de su carrera el tenista balear suma más de 75,4 millones de euros en premios entre las competiciones individuales y de dobles.
Pero lo que de verdad marca la diferencia entre Becker y Nadal es la gestión que han hecho de su dinero. El alemán fue declarado en bancarrota el pasado mes de junio un tribunal inglés lo declaró en bancarrota por una deuda de seis millones de euros contraída al rehipotecar su casa de Mallorca. Y es que además de los costosos divorcios, el teutón también tuvo que hacer frente al pago de una multa de más de medio millón de euros por evasión fiscal, además de regularizar el pago de las cantidades adeudadas, más de 1,7 millones de euros en 2002. Un ejemplo más de cómo el salario no es la cifra que te dice si va mal o bien en la vida y, lamentablemente, algo habitual entre los deportistas de élite.

Nadal, por su parte, ha llevado una vida más tranquila en o financiero. Tanto así que no compró su primera casa hasta 2012 y creó un gran revuelo en 2009 por el que entonces se consideró el primero de sus caprichos, un Aston Martin como el de James Bond en ‘Quantum of Solace’. Para entonces el balear llevaba ocho años como profesional y había ganado cuatro Roland Garros.

El tenista balear siempre ha sido consciente de la necesidad de obtener una alta rentabilidad por su dinero, cosa que ha hecho a través de inversiones tradiciones y de otras más variopintas. Así, fue promotor de dos hoteles en el Caribe, cuenta con un restaurante y últimamente está apostando por el ladrillo. Toda esta actividad empresarial también le valió un escarmentó con Hacienda, que le obligó a cambiar el domicilio fiscal de sus empresas de Guipúzcoa a Mallorca, que es donde realmente tenían actividad.

Y ahora que ya tienes claro el perfil de cada tenista ¿Con cuál te quedas? ¿Y con cuál te identificas más ahora mismo? Si quieres ser como Nadal, empieza por la base. Con el Curso Libertad Financiera ahorrarás un 20% de tus ingresos para poner tus finanzas en marcha.

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.