Intereses abusivos: qué son y cómo saber si te los están cobrando

PreAhorroPréstamos y deudaHacer un comentario

intereses abusivos que son

¿Cuántos intereses son demasiados en un préstamo o en un crédito? ¿Existe alguna línea que diferencie unos intereses altos de unos intereses abusivos? Es fácil que te hagas esta pregunta si tienes una tarjeta revolving o has contratado algún préstamo rápido a lo largo de su vida.

En los últimos años han aumentado las preguntas acerca de qué se considera usura en España y también las reclamaciones por intereses abusivos. Antes de plantearte tomar acciones legales es importante que tengas claro qué son intereses abusivos y cómo averiguar si te los están cobrando.

Qué se consideran intereses abusivos

Como su propio nombre indica, un interés abusivo es un tipo de interés excesivo, que supera lo razonable. Esta lógica se aplica a cualquier tipo de interés que te puedan cobrar en un préstamo o también con una tarjeta revolving.

Lo más habitual es que estés pensando en los intereses del préstamo, lo que pagas cada mes por el dinero que te han prestado o el crédito al que tienes acceso. La realidad es que en un préstamo te pueden cobrar intereses por dos motivos diferentes.

Los intereses del préstamo, que se denominan intereses remuneratorios. Ese tipo de interés se considera un interés abusivo cuando es manifiestamente desproporcionado y excesivo, según la Ley de Usura.

Los intereses por retrasos e impagos, conocidos como intereses de demora o motarorios. Son intereses que te puede cargar el banco si no devuelves a tiempo el préstamo o la tarjeta de crédito cuando no atiendes una de las cuotas. En este caso hablaremos de intereses abusivos cuando el tipo aplicable “supongan la imposición de una indemnización desproporcionadamente alta, al consumido y usuario que no cumpla sus obligaciones”, según el artículo 85.6 de la Ley General de Consumidores y Usuarios.

Cómo saber si me están cobrando intereses abusivos

Para averiguar si pagas demasiados intereses por tu préstamo rápido o por la tarjeta y puedes reclamar, la primera clave es diferenciar entre los tipos de interés de un préstamo que ya te hemos contado.

Respecto a los intereses remuneratorios (el tipo de préstamo)

En el caso de los intereses remuneratorios, no existe un porcentaje concreto por el que se pueda decir que un tipo de interés es abusivo. De hecho, desde un punto de vista legal se habla de intereses usurarios, no abusivos.

En cualquier caso, las últimas sentencias sobre tarjetas de crédito y créditos en modo revolving establecen que son préstamos abusivos y usurarios aquellos que son excesivamente altos en comparación a la media de préstamos similares. Este tipo medio de referencia es el que marca el Banco de España en sus informes mensuales.

Lo que no existe con respecto a los intereses remuneratorios es un porcentaje adicional respecto a la media que se considere abusivo o usurario. La última sentencia de la sala 1ª del Tribunal Supremo sobre créditos revolving hace referencia a una tarjeta de crédito con un tipo del 26,82%. Sin embargo, el magistrado ya apunta en el texto que un tipo del 20% (por debajo de la media para ese tipo de préstamo) es excesivo.

Con esto en mente, si el tipo supera el 25% deberías reclamar siempre y puedes tener caso a partir del 22% de intereses remuneratorios. Aquí puedes ver cómo reclamar por la tarjeta revolving.

Con respecto a los intereses moratorios (interés por demora o impago)

Con los intereses moratorios la cosa está más clara, por lo menos con la ley en la mano. Para las comisiones e intereses por impago o por retrasarte en el pago sí que existe un porcentaje que sirve como baremo.

Por un lado, el artículo 82.1 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece que se consideran cláusulas abusivas en un préstamo, crédito o hipoteca “ todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato”.

Por otro lado, diferentes sentencias han aclarado cuándo se puede hablar de intereses abusivos en préstamos e hipotecas.

En concreto, la sentencia 265/2015 del Tribunal Supremo establece que “En los contratos de préstamo sin garantía real concertados con consumidores, es abusiva la cláusula no negociada que fija un interés de demora que suponga un incremento de más de dos puntos porcentuales respecto del interés remuneratorio pactado”.

Esto se aplicaría a los préstamos personales, pero no a las hipotecas, por ejemplo. En estos casos, si el interés del préstamo es del 7% y el interés de demora es del 10%, estaríamos ante intereses abusivos porque son 1 punto superior a lo que marca la sentencia del Tribunal Supremo.

En el caso de los préstamos hipotecarios, la sentencia 2401/2016 del Tribual Supremo establece que son intereses abusivos de demora los que superen en dos puntos porcentuales el interés remuneratorio pactado.

¿Qué puedes reclamar por los intereses abusivos?

En el caso de que te hayan cobrado intereses abusivos de demora, podrás reclamar:

  • La nulidad de la cláusula de interés de demora.
  • Que te devuelvan los intereses excesivos que se te cobraron.
  • La supresión del incremento del tipo de interés que supone el interés de demora.

Con los intereses remuneratorios podrás declamar también la nulidad de todo el contrato y la devolución del exceso de intereses que te cobraron e incluso de la totalidad de los mismos.

¿Quién te puede ayudar a reclamar los intereses abusivos?

Hemos alcanzado un acuerdo con los mayores especialistas de España en reclamar intereses abusivos en microcréditos, préstamos y tarjetas.

Trabajan a éxito. Es decir, no cobran nada si no recuperan tu dinero.

Su estrategia se basa en tres pilares:

  1. Estudio de viabilidad: En menos de 24 horas te llamarán para analizar tu caso y te explicarán todo el proceso jurídico.
  2. Negociación amistosa con el banco: Intentarán encontrar una solución de manera extrajudicial, además de solicitar toda la documentación de tu crédito.
  3. Demanda judicial: Si la entidad no acepta tus pretensiones, procederán por la vía judicial.

Rellena este formulario y te llamarán en menos de 24 horas. Te dirán cómo actuar en tu caso concreto y te ayudarán a hacerlo:

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2034.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.