La tarjeta que te interesa a ti, no a tu banco

Luis PitaVídeos de Luis8 Comments

Los bancos están continuamente ofreciéndonos diferentes tarjetas de crédito. En este vídeo te explico cuál es la tarjeta que te interesa usar a ti, no a tu banco.

Cuéntame en comentarios tu experiencia con las tarjetas de crédito de los bancos.

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2034.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

8 Comments on “La tarjeta que te interesa a ti, no a tu banco”

  1. Muy buenas, mi banco a cambiado las normas y me dice que me saque una tarjeta de crédito o me cobra mensualmente 6€ .
    Que me recomiendas?

    Gracias un saludo

    1. mm

      Daniel, no hay ningún problema por sacarte la tarjeta de crédito con 2 condiciones:
      1) Que no te cobren nada por tener la tarjeta de crédito
      2) Déjala guardada en un cajón en casa y no la utilices. En tu día a día utiliza la tarjeta de débito

  2. Las tarjetas de crédito puede ser muy útiles pero es importante tener una educación financiera previa. Antes de contratar cualquier instrumento financiero habría que leer y **consultar las dudas** antes de firmar. Hay gente arruinada por contratar tarjetas en modo revolving por no haber leído las condiciones.

    Una aproximación podría ser la siguiente: Acabas de empezar a trabajar y ganas 600€, como cobras a final de mes, al principio tendrás cierto desfase entre tus necesidades de gasto y el cobro de la nómina, así que puedes solicitar una tarjeta con un límite de 300€ de esta forma puedes pagar tus gastos de transporte o comida durante el mes para ir a trabajar y te aseguras no exceder tu gasto a tus ingresos. Vigila bien las fechas de cobro de la nómina con la liquidación de la tarjeta. Y no te olvides de preahorrar. Además los bancos suelen vincular la bonificación de comisiones a realizar algunas operaciones con tarjeta de crédito (y no de débito).

    Si no tienes un excelente autocontrol, en rebajas, ferias y eventos de gasto fácil utiliza tarjetas prepago o lleva encima sólo el efectivo que realmente puedas gastar.

    Y para terminar, nunca pagues crédito con crédito.

  3. Buenos días Luis. Muchas gracias por tu vídeo y enseñar esto. Ojalá lo hubiera sabido hace un tiempo y antes de meterme en la deuda en la que estoy. Resulta que para pagar ciertas cosas como : viajes, facturas, etc… me parecía una buena idea. Cuando comencé a usarla todo iba bien porque cada mes liquidaba el gasto de la tarjeta, no generaba intereses y me mantenía al corriente con mis gastos. Pero un día el banco me llamó ofreciéndome ampliar el tope de mi tarjeta y acepté sin pensar. El problema fue que empecé a gastar más de lo que ganaba y un día me quedé sin empleo. El crédito se terminó y los intereses subieron tanto que no podía hacerme cargo. Lo único que hice fue retirar dinero en efectivo de la misma tarjeta con el fin de pagarla. Ahora estoy pagando un deuda pero a la vez generando otra. Hace un par de semanas encontré trabajo y espero salir pronto de este caos. Muchas gracias por leerme y por tus consejos. Un abrazo.

    1. mm

      Marina, no te preocupes, ahora que tienes tan claras las cosas saldrás de esa situación. Ya sabes, a partir de ahora olvídate de las tarjetas de crédito y usa siempre de débito

  4. Buenos días Luis. Yo tenía muy claro que necesitaba una tarjeta de crédito porque tiene algunas ventajas como los seguros de viajes al extranjero o el poder alquilar coche en cualquier lugar. Pero después, una vez que la tienes quieres darle un uso por no tenerla ahí sin más. Al principio te sientes confiado, piensas que tienes todo el crédito por delante y que tus compras nunca son “tantas” ni “tan caras”; que siempre puedes controlar la situación. Y es falso. Después de mucho tiempo utilizándola, te ves en un bucle de deudas que tienes pagar y que se te van acumulando. Decidí pagar la deuda que tenía y usar solamente la tarjeta de débito. La de crédito ahora la uso para momento puntuales en los que la situación me obliga a sacarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.