Falsa gestión activa: qué es y cómo detectarla

PreAhorroDónde invertirHacer un comentario

falsa gestión pasiva en fondos de inversión

Apenas un 23% de los fondos de inversión españoles supera los resultados del Ibex 35 a largo plazo según un estudio anual del IESE. ¡Y eso que muchos hacen poco más que copiar su comportamiento! Es lo que se conoce como falsa gestión activa o closet indexing, una práctica que la CNMV ya persigue.

Para que lo entiendas mejor, un fondo puede gestionarse de forma activa cuando el equipo de gestores piensa y ejecuta estrategias para intentar superar al mercado o su índice de referencia, conocido como benckmark. También puede gestionarse de forma pasiva cuando los gestores deciden limitarse a replicar al mercado porque creen que, a largo plazo, es la mejor opción. Eso es lo que está detrás de la inversión indexada o gestión pasiva.

Como es lógico, la gestión pasiva implica mucho menos trabajo por parte de los gestores y esto se traduce en comisiones mucho menores, una de las ventajas de la inversión indexada.

😨 Mira aquí las desventajas de la inversión indexada (que también las tiene)

Ahí es donde aparece la falsa gestión activa, con fondos supuestamente activos que después se comportan igual que su índice de referencia, pero con comisiones propias de la gestión activa.

En otras palabras, fondos de los grandes bancos que no hacen su trabajo, pero sí cobran comisiones (habitualmente desorbitadas) por él. Y es que si un fondo activo hace lo mismo que un índice se puede tener lo mismo con menos costes pasándote a un fondo indexado.

Esas comisiones elevadas son una de las formas de detectar la falsa gestión activa, pero no la única. A fin de cuentas, muchos fondos cobran comisiones elevadas, algunos de forma justificada y otros, no tanto. Estas comisiones son una de las cosas que no te cuentan de los fondos de inversión y que deberías saber.

¿Cómo detectar la falsa gestión activa?

Hay tres indicadores relativamente sencillos que te ayudarán a saber si un fondo es un closet indexer.

El primero es el tracking error, que mide la capacidad del gestor para obtener un rendimiento adicional sobre su índice de referencia. Es decir, cuánto se desvía el comportamiento del fondo sobre el índice. Cuando esa desviación es muy pequeña, significa que el comportamiento es casi idéntico y que no hay gestión activa real. Estas son medidas generales:

  • Desviación de entre el 0% y el 2%: estás ante un fondo de gestión pasiva.
  • Entre un 2% y un 5%: el gestor asume algo más de riesgo, pero sigue muy pegado al fondo.
  • Más de un 5%: son los fondos que se pueden denominar puramente de gestión activa.

El segundo es un poco más técnico. Se trata del active share, que mide la diferencia entre la cartera del fondo de inversión y la del índice. Sirve para ver hasta qué punto se parecen.

Cuanto más cercano sea al 100%, más activo será el fondo. Por el contrario, si un active share del 0% significa que el fondo invierte exactamente en lo mismo que el índice. Este dato debería estar siempre por encima del 60% para un fondo de gestión activa y más cercano al 70%.

El tercero es el ratio de información, que compara el rendimiento de la cartera respecto al tracking error que ya conoces.

Sirve para comprar la diferencia de rentabilidad y de volatilidad del fondo con las de su índice de referencia. Así puedes saber si el gestor está añadiendo valor al fondo porque mejora los beneficios sin aumentar la volatilidad, por ejemplo.

Cuanto mayor sea el ratio, mejor será la gestión del fondo. El simple hecho de que esté en positivo ya es buena señal.

El cuarto indicador es el R cuadrado. Que no te asuste el nombre, porque es más fácil de interpretar de lo que parece. Su función es explicar qué parte de la rentabilidad de un fondo se debe a la rentabilidad del índice.

Si la cifra es muy cercana al 1 querrá decir que prácticamente toda su rentabilidad y la evolución del fondo se debe al benckmark que sigue. En otras palabras, que se comporta de forma demasiado similar al índice.

Saber que un equipo de profesionales se encarga de la gestión de tu dinero es una de las ventajas de los fondos de inversión. La gestión falsa gestión pasiva se aprovecha de esta premisa para colocar un producto que puede (o no) ofrecer rentabilidad, pero que dista de ser el más adecuado para ti, pero sí para el banco, que cobrará mucho por trabajar poco.

_______

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Mi nombre es Luis Pita y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2036.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

1- Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este CURSO GRATUITO

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomiendo el CURSO ALTA RENTABILIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.