Cuándo buscar calidad y cuándo comprar por precio

PreAhorroCómo ahorrarHacer un comentario

calidad o precio como elegir al comprar

Acertar al comprar cualquier objeto no siempre es tan fácil como parece. Para empezar, hay 4 preguntas que debes hacerte para evitar las compras compulsivas. A partir de ahí cabría entrar en el debate entre qué comprar de segunda mano y qué comprar nuevo. A este habría que sumar otro muy recuerrente: ¿Es mejor buscar calidad o comprar por precio? En otras palabras, ¿cuándo compensa pagar algo más por un producto que se supone que tiente más calidad? 

No se trata de una cuestión baladí. Y es que lo más barato no siempre es lo que más te permitirá ahorrar a largo plazo. La razón es que pagarás menos, pero también durará menos y tendrás que reponerlo antes. Esto supondrá un gasto adicional a largo plazo, que es lo que deberías analizar. Es decir, si compensa pagar más por algo que durará más tiempo o, dependiendo del objeto, no merece la pena abonar ese extra.

Calidad frente a precio: un ejemplo

Para que lo entiendas mejor, unas buenas botas de montaña pueden costar 50 euros, mientras que la opción más barata tiene un precio de 15 euros. Las primeras las vas a poder utilizar durante varios años hasta que empiecen a estar desgastadas (pongamos 5 temporadas en el peor de los casos). La opción más asequible durará una temporada y durante la segunda ya presentará deficiencias. El resultado es que al cabo de toda una vida te habrás dejado un dineral en cambiar de botas más el tiempo.

Lo que hay detrás de este comportamiento es el dolor que nos produce el gasto inicial. En otras palabras, nos gusta comprar, pero al mismo tiempo nos da ‘rabia’ comprar algo caro cuando hay una opción más barata y no tenemos claro el valor añadido de la más cara. Es el llamado sesgo de la aversión a la pérdida. Odiamos perder más de lo que nos gusta ganar y haremos lo que sea por no hacerlo. En este caso, si compramos las más caras y no salen bien, estaríamos perdiendo, porque para nuestro cerebro la opción más segura, la ganadora, es la barata.

Si no quieres que tus instintos guíen tus compras, lo que debes hacer es analizar el precio y estimar la vida media de cada opción. Para objetos que van a durar varios años, como las botas de montañas, puedes guiarte por las opiniones de los usuarios. Páginas como Amazon o ebay son una mina de opiniones reales de quienes han comprado ya el producto.

Qué cosas comprar de calidad sin mirar sólo el precio

En cualquier caso y para ponértelo más fácil, estas son algunas cosas en las que merece la pena gastar un poco más:

  • Un buen colchón y una buena cama. Piensa que son el pilar para tu descanso. En este punto recuerda la máxima de que más caro no quiere decir siempre mejor.
  • Zapatos. Como has visto con el ejemplo de las botas de montaña, hay una gran diferencia en lo rápido que tendrás que comprar otros. Esto aplica especialmente a ropa técnica y de deporte.
  • Menaje, ollas y sartenes. Decía el ex jugador de fútbol Patrick Kluivert que dejar el fútbol había cambiado su vida. “En mi anterior mundo una sartén costaba 200 euros, ahora conozco Ikea”. Ni lo uno ni lo otro. No hace falta comprar la sartén más cara (sobre todo si no eres cuidadoso al cocinar), pero una barata hará que gastes mucho más a largo plazo.

 

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

1- Si lo que quieres es ahorrar mucho más cada mes, aprovecha el coaching de Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino”. Más de 25.000 alumnos lo han completado en 2018 y ha ganado el premio al mejor curso de finanzas personales y ahorro. Te enseña cómo ahorrar el 20% de tu salario cada mes sin esfuerzo

2- Si ya tienes ahorrados más de 30.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomendamos este curso gratuito

3- Y si te ha gustado este artículo, compártelo aquí con tus amigos:

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.