Experiencia de un preahorrador novato

PreAhorroLibertad financieraHacer un comentario

Qué es y cómo funciona el método Kakebo

Juan Rodríguez es informático y siempre ha tenido una relación tortuosa con el ahorro hasta que empezó a preahorrar y a ser más consciente de la gestión que hacía de su sueldo. Para él la libertad financiera se define como tranquilidad y libertad y le ha permitido ser más dueño de su propia vida.

¿Qué es para ti la libertad financiera y qué beneficios aporta a tu vida?

Para mi la libertad financiera es vivir con tranquilidad sin tener que mirar todos los meses mi cuenta para saber cuánto dinero tengo, si puedo pagar esto o esto otro y, sobre todo, quitarme el miedo al qué podrá pasar. Tengo 17 meses de libertad financiera, lo que quiere decir que podría mantener mi actual nivel de vida sin problemas durante ese tiempo aún sin recibir ningún ingreso. Si sumo el dinero del paro estaríamos hablando ya de 34 meses.

No tener que preocuparme por mi futuro financiero me da una tremenda libertad y es un alivio mental. Vivo con mucho menos estrés y puedo hacer más cosas que me gustan. Además, en el trabajo no tengo que estar constantemente pensando en las consecuencias negativas de lo que puedo hacer y como tengo menos presión rindo mejor.

¿Cuándo decidiste que querías ser libre financieramente y que estabas dispuesto a hacer los esfuerzos necesarios para lograrlo?

Creo que como muchas personas, cuando empecé a trabajar me gastaba prácticamente todo lo que ingresaba. No es que pasase grandes apuros, pero sí había meses en los que llegaba más justo que otros y tenía que apurar los últimos días para no quedarme en números rojos. Como suele decirse, tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose y en mi caso se rompió un mes en el que a día 20 me quedé sin dinero y con cero ahorros.

Tuve que pedir dinero a mis padres y hacerlo fue una de las cosas más duras que recuerdo. Me prometí que no me volvería a pasar, que no quería volver a tener que pasar por eso. Para mi la respuesta no llegó de forma inmediata, sino que tuve que rebuscar y leer hasta dar con el método que mejor se adaptaba a mi.

He probado muchas cosas como hacer un presupuesto detallado con mis gastos hasta la estrategia de los sobres que leí en un blog americano.

¿Cuál fue el primer paso que diste como preahorrador, cuánto tardaste en hacerlo?

El primer paso que di fue interesarme por el preahorro. He probado muchas técnicas de ahorro y al final con casi todas terminaba sin ahorrar a fin de mes. Lo primero que hice con el preahorro fue no pensármelo mucho. Después de leer sabía que la mayoría de personas recomiendan ahorrar como poco un 10% de lo que ganas, así que hice el cálculo y casi en el momento ordené una transferencia a mensual el día 10 de cada mes por ese porcentaje, que en mi caso es de 150 euros.

Así empezó mi camino como preahorrador con el que todavía sigo. Por suerte he podido ajustar el dinero que preahorro todos los meses con subidas de sueldo y también porque al final, si vas poco a poco, es un dinero que no notas y que no hechas en falta.

¿Cómo fueron las primeras semanas como preahorrador? ¿Y el primer mes?

Después de dar la orden al banco pensé “Ya está. Estás ya en el buen camino”. Eso me ayudó mucho, pero más que por el propio dinero que preahorraba, lo que me costó fue cambiar la mentalidad, tener que pararme a pensar antes de comprar o decidir si salía con los amigos. A la hora de salir a cenar, tardé en acostumbrarme a que para mi es mejor decir que no a algunos planes, sobre todo cuando incluyen copas, que decir que sí y pensar que voy a ceñirme a un presupuesto X. Esto es algo que me costó aprender, pero que me ha servido para muchas otras facetas de mi gestión financiera.

De las primeras semanas recuerdo sobre todo la cuestión de estar mirando los gastos como no lo había hecho hasta entonces y de entrar a la cuenta corriente para ver el saldo. Ahora me doy cuenta de que era una cuestión más psicológica que otra cosa. El día 20 del primer mes entré y vi que tenía más o menos el mismo dinero que había tenido siempre a esas alturas y el segundo mes igual. Al tercero ya había conseguido ahorrar incluso más allá del preahorro y tenía más dinero en cuenta que en los dos anteriores.

Recuerdo darle muchas vueltas a la cabeza al tema del dinero pensando en lo que estaba dejando de hacer, pero ahora pienso que veía planes de salir y gastos que quería donde en lugar no había nada y sólo porque mi cabeza estaba en modo “consumir”.

¿Ha sido un camino duro? ¿Qué es lo que más te ha costado?

Ha habido momentos difíciles, sobre todo al principio, pero más que por lo que puedas echar en falta el dinero, porque estás pensando en ese dinero que no tienes. Cuando lo veo con perspectiva, sí que tuve que hacer ajustes, sobre todo en temas como salir menos con los amigos y no darme cualquier capricho sin pensarlo, pero no fueron para tanto. Lo que me sirvió fue para darme cuenta de que es más fácil preahorrar porque si no ves el dinero en tu cuenta, no lo echas de menos, pero también que la cuestión financiera es más psicológica de lo que pensamos.

En mi caso, sí pensé mucho en lo que dejaba de ganar y durante los primeros meses más que en la cantidad que había en la cuenta de preahorro pensaba me alegraba ver cómo mes a mes sobraba más dinero en mi cuenta. A partir del cuarto mes decidió que, por cuadrar números, ahorraría 200 euros, un poco más del 10% inicial porque ya había visto que era capaz de hacerlo.

Lo que más me ha costado es cambiar mi relación con el dinero, tener que pararme a pensar mis objetivos personales y cómo el dinero influye en ellos.

¿En qué te ha cambiado la libertad financiera?

Sí he notado cambios importantes por tener mayor libertad financiera. La tranquilidad que me da saber que cuento un colchón hace que esté más seguro de mi mismo en otros aspectos de mi vida como el trabajo o las relaciones personales. Vivo con menos estrés y eso me permite disfrutar más de lo que hago. En el caso del trabajo, por ejemplo, no es que trabaje menos horas, sólo que soy más selectivo en lo que hago y cuando tengo que hacer horas extras o trabajar el fin de semana, me puede molestar más o menos, pero pienso que es una decisión mía y casi siempre es por proyectos que me interesan.

¿Cuál es para ti la decisión más importante que puede tomar una persona para mejorar su situación financiera?

Lo primero, gastar menos de lo que ingresa, que es la clave, pero sobre todo, el tener claros cuáles son sus objetivos y prioridades. A parte de preahorrar, lo que me aportó el preahorro fue el incentivo que necesitaba para ir más allá y pensar en lo que es importante para mi en la vida y en cómo el dinero es sólo una herramienta para conseguirlo. Básicamente me ha servido para hacer un mejor uso de mi dinero, enfocado más a lo que realmente me llena, diferenciar entre lo que quiero y lo que necesito.

En mi caso, por ejemplo, he pasado de vivir en una gran ciudad a hacerlo en la periferia a 20 kilómetros porque al empezar a tener libertad financiera perdí el miedo a pedir cosas como teletrabajar tres días a la semana, lo que me permitió vivir más lejos para poder comprar una casa. Para mi ser propietario era importante en ese momento pero no quería una hipoteca que supusiese una losa ni endeudarme a 25 años. La solución lógica era buscar un sitio con viviendas más baratas que donde residía.

¿Crees que todo el mundo puede ser libre financieramente?

Eso depende de lo que consideres libertad financiera y del grado de libertad financiera que busques. En mi caso la libertad financiera no me va a permitir retirarme a los 40, pero sí vivir mejor y estar más tranquilo. Dentro de sus posibilidades creo que todo el mundo puede aspirar a la libertad financiera si la entendemos como gestionar mejor su dinero y no estar todo el día pendiente de su cuenta corriente.

Por mi experiencia, es mejor preahorrar 50 euros al mes que no preahorrar nada.

Apúntate al curso Libertad Financiera y empieza tu propio camino

___

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

1- Si lo que quieres es ahorrar mucho más cada mes, aprovecha el coaching de Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino”. Más de 25.000 alumnos lo han completado en 2019 y ha ganado el premio al mejor curso de finanzas personales y ahorro. Te enseña cómo ahorrar el 20% de tu salario cada mes sin esfuerzo

2- Si ya tienes ahorrados más de 5.000 euros y quieres sacarles una alta rentabilidad,  te recomendamos el curso alta rentabilidad

3- Y si te ha gustado este artículo, compártelo aquí con tus amigos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.