La trampa del gasto creciente

PreAhorroArticulos, Libertad financieraHacer un comentario

La trampa del gasto creciente

Hay un pensamiento que se repite de forma sistemática a lo largo de la vida. “Cuando gane más podre…” De hecho, es el principal motivo para posponer algo tan importante como empezar a ahorrar es que ya lo harás cuando cobres más.

La realidad es bien diferente y cuando llega ese ansiado aumento, esa cantidad extra de dinero termina en cualquier lugar menos en tu cuenta de ahorro. ¡Exactamente igual que cuando eras becario! Esta facilidad para a mayores ingresos acompañen mayores dispendios es lo que se conoce como la trampa del gasto creciente.

Cuando el dinero está en el bolsillo, a nuestro alcance, es extremadamente fácil gastarlo. La mente humana está diseñada para buscar la recompensa inmediata, no para esperar pacientemente. El resultado es que si tienes el dinero a mano terminarás encontrando cosas que hacer con él. De esta forma, nuestro nivel de gasto se adapta al de ingresos.

La cifra para saber si lo estás haciendo bien o mal en tu vida. Puedes calcularla aquí.

Lo peor de la trampa del gasto creciente es que creamos necesidades artificiales. En otras palabras, empezamos a necesitar cosas que antes ni te habías planteado como un coche nuevo, cenar en los restaurantes de moda dos veces a la semana, suscripciones a todos los canales de televisión…

En menos tiempo de lo que piensas dejan de ser recompensas para convertirse en necesidades integradas en tu vida a las que te costaría renunciar y todos sabemos lo difícil que es conseguir algo cuando hay que recurrir a la fuerza de voluntad.

Eso es lo que le pasó a Pedro, un amigo que trabaja de directivo en una multinacional. Su salario es de seis cifras y sin embargo no duerme tranquilo pensando en que pasaría si le despidiesen o si ese año el bonus de la empresa es menor. El problema de Pedro es que tiene dos grandes coches, uno de ellos deportivo, una casa en una zona residencial, otra casa en la playa, es socio de un club con campo de golf… Gana mucho, pero también tiene muchísimos gastos y muy poca libertad financiera.

Al final, Pedro no disfruta plenamente de lo que tiene. Como le ocurría a Diderot con su bata, siente que todo lo que tiene le posee, más que ser él su dueño.

Una forma muy sencilla de terminar con esta espiran de gasto creciente es preahorrar tus subidas de sueldo. El preahorro es el primer paso hacia la libertad financiera y consiste en apartar automáticamente un porcentaje de tu salario y dejarlo en otra cuenta corriente –aquí puedes calcular cuál debe ser el tuyo-.

Como ese dinero extra que ganas no llega a tu cuenta, desaparece la tentación de gastar más y siempre ahorras. Existe una ventaja adicional y es que no requiere fuerza de voluntad porque el dinero está fuera de tu alcance y basta un único movimiento, preahorrar, para poner todo en marcha. En el programa gratuito Libertad Financiera te ayudamos a hacerlo.

De hecho, preahorrar tus subidas es sólo una de las fórmulas para preahorrar más todos los meses.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.