Cómo debería evolucionar el riesgo que asumes en cada etapa de tu vida

PreAhorroArticulos, InvertirHacer un comentario

Ahorrar y terminar con 5000 euros mas el año

Seguro que no piensas igual ahora que hace 10 años. Las personas evolucionan con el paso del tiempo y conforme van haciéndose mayores cambian sus prioridades en la vida. La forma en la que invierten debería reflejar también ese camino y si hay un elemento que mide las inversiones, este es el riesgo que se está dispuesto o que se debería asumir.

Suele decirse que quien no arriesga no gana y en el mundo bursátil y empresarial no hay afirmación más cierta. Existe una estrecha relación entre el riesgo y la rentabilidad. El riesgo se mide como la posibilidad de tener pérdidas y, como es lógico, a mayor probabilidad de pérdidas, mayor debe ser también el incentivo, que en este caso lo marca el beneficio que se puede obtener.

Nota: ¿Quieres obtener una alta rentabilidad por tus ahorros? Aquí te enseñamos cómo.

A esta relación hay que añadir una última variable: el tiempo. Además de los cambios vitales, desde un punto de vista estrictamente económico no es lo mismo ahorrar e invertir con un horizonte de dos años que con uno de 20 años. Si pretendes recuperar el dinero más los beneficios a corto plazo, en dos años, los riesgos que podrás correr serán más que limitados. Cualquier error puede hacer que llegues a la meta con menos dinero del que empezaste, así que deberás elegir inversiones de poco riesgo y por lo tanto poca rentabilidad.

La cosa cambia radicalmente al invertir a largo plazo. Cuando inviertes a 20 años vista, por ejemplo, tienes mucho margen para enmendar posibles errores. Si te equivocas durante los primeros años aún tendrás tiempo para recuperarte y conseguir tu objetivo de ahorro. Esto se traduce en que cuando inviertes a largo plazo tu principal prioridad es la rentabilidad y por lo tanto puedes arriesgar más.

Trasladado al riesgo que asumes a cada etapa de tu vida esto quiere decir que cuando eres joven debes o puedes tomar riesgos para ir después poco a poco traspasando el dinero acumulado a activos más seguros. A fin de cuentas, nadie quiere que una apuesta demasiado arriesgada durante los años previos a la jubilación mande al traste todo el trabajo anterior.

Pero es que incluso con una rentabilidad mínima seguirás generando importantes beneficios si has acumulado suficiente capital. ¿Cómo puede ser eso? Se llama interés compuesto y hay quien lo define como la fuerza más grande del universo. Para que te hagas una idea de su poder, gracias a él con un solo céntimo de euro que doblase su valor cada día al cabo de un mes habrías acumulado más de 5,3 millones de euros. La clave de la operación está en que cada vez las cifras a doblar son mayores.

Con tu dinero ocurre lo mismo cuando cada año inviertes tus ahorros y además sumas el dinero que has ganado a través de tus inversiones Siguiendo con un ejemplo de Fernando Luque en Morningstar, una persona que invirtiese desde los 24 hasta los 30 a con una rentabilidad del 12% y a partir de ahí sólo reinvirtiese sus ahorros -también con un rendimiento del 12%- conseguiría el mismo resultado que otra que empezase a ahorrar e invertir esa misma cantidad a los 30 años con el mismo beneficio. Los dos lograrían más de un millón de euros antes de jubilarse, pero la diferencia es que el primero sólo habría destinado 12.000 euros de sus ahorros por los 72.000 euros que tendría que destinar el segundo.

Nota: La cifra para saber si lo estás haciendo bien o mal en tu vida. Puedes calcularla aquí.

La moraleja es clara, si aprovechas los primeros años de vida para ahorrar e invertir asumiendo más riesgo, después el interés compuesto te ayudará a hacer crecer tu capital sin ahorro o, en su defecto, reduciendo el riesgo, que es lo más recomendable.

Esta es una visión mucho más concreta de cómo evolucionaría la cartera de inversión de una persona a lo largo de su vida. La interpretación pertenece a Renta 4 y es fácil ver cómo va pasando de más a menos riesgo con el tiempo.

Renta 4 distribución de la cartera de inversion por edad

Pero no sólo la inversión cambia con la edad, también la gestión que hacemos del dinero y los riesgos a los que nos enfrentamos. Estos son los errores típicos que cometemos en cada etapa de la vida.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.