Siete errores financieros que evitar a los 30

PreAhorroArticulos, Libertad financiera1 Comment

errores financieros a evitar a los 30

La treintena es el paso definitivo a la madurez, en buena medida por el aumento de responsabilidades. Los despreocupados 20 han quedado atrás y esta es una etapa para empezar a construir tu futuro. Estos son los 7 errores financieros que debes evitar a los 30. ¡No caigas en la trampa!

Nota: ¿Quieres jubilarte a los 40? Aquí te enseñamos cómo.

1- Hipotecarte la vida

Un tercio de los españoles que compraron casa en 2014 (38%) tenía entre 35 y 44 años según el portal Fotocasa. La treintena es el momento elegido por muchas personas para sentar la cabeza y centrar su lugar de residencia.

No hay nada malo en comprar casa, pero hacerlo sin un plan e hipotecándose para los próximos 35 años es una locura. Con todo préstamo lo que estás haciendo es adelantar ingresos futuros al momento actual y es complicado asegurar cuál será tu nivel de ingresos en un plazo tan elevado. Pero más te vale asegurarte de que consigues por lo menos la cuota de la hipoteca porque el banco va a reclamar que la pagues cada mes. Sin darte cuenta te habrás convertido en esclavo de la deuda.

Una hipoteca a tan largo plazo es como una enorme ancla que te ata no sólo a la casa, sino a determinados trabajos que te permitan conseguir el dinero para pagar la deuda. Estarás limitado profesionalmente. Y ese no es el único mal de la deuda. Con un préstamo tan largo pagarás casi el doble por tu casa. ¿No te lo crees? Para una hipoteca de 137.000 euros a 35 años y un interés del 5% terminarás abonando 153.540 euros sólo en intereses.

Eso no quiere decir que no debas comprar casa, sólo que debes enfocarlo desde un punto de vista diferente para no hipotecar tu vida al hacerlo.

2- Endeudarte para pagar tu boda

La treintena es el momento que muchas parejas eligen para formar su relación y pasar por la vicaría, pero como ocurre con la casa, hay diferentes formas de hacerlo. Todo el mundo quiere tener la boda de sus sueños y estos sueños no suelen ser precisamente baratos. Casarse cuesta una media de 16.000 euros en España, una cifra que no está al alcance de todos los bolsillos.

En lugar de rebajar sus expectativas o ahorrar para poder pagarse la boda es relativamente normal pedir un préstamo. Financiar tu boda supone que comenzarás el matrimonio atado a una deuda que tendrás que pagar y las tensiones económicas son una de las principales causas de las rupturas de pareja. Además, de nuevo ‘dejarás’ parte de tu dinero en los intereses que te cobrará el banco.

Para que lo tengas más claro, para un préstamo de 15.000 euros a un 9% (tipo medio para estas operaciones) y a cinco años, el coste real de la boda, intereses incluidos, se elevará hasta los 18.682,8 euros.

Nota: Descubre aquí el truco para ahorrar el 20% de tu sueldo sin esfuerzo.

3- No construir tu libertad financiera

Nunca es tarde para empezar a ahorrar y construir tu libertad financiera, pero llegados los 30 años el tiempo empieza a apremiar y a jugar en tu contra, sobre todo si dejas pasar los 35, 36, 37… sin hacer nada. Y sin embargo, mucha gente no piensa en su futuro económico hasta pasados los 35. De hecho, según los datos de ING un 30% de las personas cree que es la edad ideal para contratar un plan de pensiones. Con esto no queremos decir que debas contratar este producto ni mucho menos –en este post te contamos lo que nadie te cuenta sobre los planes de pensiones -, pero sí que los españoles empiezan demasiado tarde a tomar el control de sus finanzas.

No hagas como el resto y empieza ya mismo a construir tu futuro económico. En el curso Libertad Financiera te ayudamos a lograrlo.

4- Meterte en la trampa de las tarjetas de crédito

En España hay 43,2 millones de tarjetas de crédito, casi una por habitante, y todo indica que su número seguirá subiendo. Bancos y entidades financieras son los primeras en promocionar su uso y las ventajas de no tener que manejar efectivo. El problema de las tarjetas es que resulta extremadamente fácil caer en el círculo vicioso del crédito y empezar a pagar todos los meses unos intereses que rondarán el 12% en el mejor de los casos. Basta con que te retrases un mes en los pagos.

Hoy en día las tarjetas de débito ofrecen prácticamente los mismos servicios sin darte crédito y por lo tanto evitar que te endeudes.

5- Tener mejor coche que tu vecino

Es normal querer mantener el mismo nivel de vida que tu entorno e incluso existe cierta presión social por hacerlo. En teoría, poseer determinadas cosas es sinónimo de estatus social y reflejo de éxito. Si me puedo permitir un Audi o un BMW es que soy un triunfador. Lo que ocurre es que tener todas estas cosas supone abrazar también unos enormes gastos que debes ser capaz de cubrir todos los meses con tus ingresos.

Deja de pensar en el resto y empieza a pensar en ti mismo, en tus objetivos financieros y tus necesidades. ¿Realmente valoras tanto el coche que tienes o te serviría otro? ¿Es necesario cambiarlo cada tres años o puedes aguantar con él? Aplica esto al resto de ámbitos financieros y ten peor coche que tu vecino, tu libertad financiera te lo agradecerá.

Nota: La cifra para saber si lo estás haciendo bien o mal en tu vida. Puedes calcularla aquí.

6- Parar todo por la llegada de los hijos

No hay acontecimiento que cambie tanto la vida de una persona como la llegada de un hijo. Las españolas tienen su primer hijo a los 30,4 años (Eurostat) y en muchos casos paralizan todo plan financiero para atender las nuevas necesidades familiares.

La premisa es que un hijo supone un aumento de gastos y que por lo tanto es necesario dejar aparcados, por lo menos durante un tiempo, los planes de ahorro. Nada más lejos de la realidad. De hecho, la lógico dicta que con el nuevo miembro será todavía más importante el construir la libertad financiera de la familia y empezar a preahorrar para gastos que tarde o temprano llegarán como la universidad, por poner un ejemplo.

7- No dedicar recursos a tu formación

Durante la treintena es normal pensar que ya se ha alcanzado el grado de capacitación deseado y que hay que dejar de invertir en formación. Desde un punto de vista profesional es fácil que lleves ya tiempo en un mismo trabajo o realizando un tipo de actividades similares que ya dominas y que pienses que no es necesario aprender más. Sin embargo, en el actual entorno laboral, la formación continua es prácticamente imprescindible.

La relación entre el nivel de formación y el salario es un hecho y puede que, sin saberlo, estés a un solo curso de conseguir un ascenso o el cambio laboral que llevas tanto tiempo buscando. Un informe de Randstad destaca que la tasa de ocupación de las personas con formación académica elevada es del 85,7%, muy por encima de quienes sólo tienen estudios de secundaria, por ejemplo.

No dejes de formarte y mejorarás tu capacidad para aumentar tu sueldo y conseguir más ingresos en general.

Nota: Aprende aquí cómo aumentar tus ingresos y ganar más todos los meses.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

One Comment on ““Siete errores financieros que evitar a los 30”

  1. Pedro

    No había reparado en cómo ser padre me había afectado… La verdad es que sí que llevo un año y medio con mis finanzas en stand by por los niños. Tengo los ahorros que tenía pero no he conseguido seguir ahorrando desde que soy padre.
    También he cambiado de coche, pero por necesidad, aunque igual sí debería de haber hecho algún número más antes de coger el que tengo, que es más bien de gama alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.