Lo que la financiación sin intereses al 0% esconde

PreAhorroArticulos, Libertad financiera3 Comments

que esconde la financiacion sin intereses

Los verás durante épocas especiales pero también a lo largo del año. Son la última tentación consumista, una fórmula con la que en teoría podrás comprar lo que quieras sin disponer del dinero ni pagar de más por tus compras. Hablamos de los préstamos sin intereses, la famosa financiación al 0%.

Seguro que en algún momento de tu vida has estado tentado de utilizarla para comprar esa nueva televisión, financiar el cambio de los muebles del jardín, la nueva cama de tus hijos e incluso tus vacaciones. La propuesta es tan atractiva que resulta difícil decir que no, puedes tener ese plasma de 50′ que tanto tiempo llevas buscando y que necesitas sin tener que pagar los 1.500 euros que no tienes de golpe y sin intereses. Un negocio redondo que sólo te costará 50 euros al mes en 30 cómodas cuotas, o eso reza la promoción que viene acompañada por el conveniente asterisco.

Para poner en perspectiva la financiación al 0% hay que tener en cuenta dos máximas, que nadie regala el dinero o, como suele decirse, que nadie da duros a cuatro pesetas, y que desde el punto de vista financiero siempre es mejor tener el dinero antes que después -los bancos y las empresas de tarjetas de crédito lo tienen tan claro que hasta piden dinero por dejarte pagar más tarde-. ¿Qué esconden entonces las ofertas de financiación sin intereses? ¿Cuál es el truco de la financiación gratis para saltarse esas dos premisas ‘a la torera’?

Descubre aquí el truco para ahorrar el 20% de tu sueldo sin esfuerzo.

Con financiación sin intereses consumes más

La primera conclusión a la que llega la mayoría de las personas es que no cobrar intereses es el peaje que las empresas pagan por incentivar el consumo. En otras palabras, que a grandes superficies como El Corte Inglés, MediaMarkt o Carrefour, por poner tres ejemplos, no les importa asumir el riesgo de prestar dinero a sus clientes sin contraprestación para poder incrementar las ventas.

La realidad es que la posibilidad de poder fraccionar los pagos opera magia en nuestro cerebro. Como ya has visto en el ejemplo anterior no es lo mismo decir 1.500 euros que 50 euros al mes durante 30 meses. La primera cifra entra directamente dentro de lo que podríamos denominar grandes gastos. Casi todas las familias se lo pensarán dos veces antes de acometer un gasto de esa magnitud alegremente.

Por el contrario, 50 euros al mes es algo asequible, que es más fácil de asumir económicamente. Puedes incluso equipararlo a uno de tus dispendios diarios. Hace tiempo yo mismo me permitía comprar determinadas cosas en función de lo que gastaría en salir una noche. Así, por ejemplo, un home cinema de 200 euros estaría amortizado con cuatro noches que me ayudase a no salir.

Quizás en este punto hayas caído en la cuenta que no he mencionado el plazo. Y es que en la mayoría de ocasiones evitaremos incluirlo en la ecuación porque nos ayudaría a calcular la cifra total que estamos gastando y nuestro cerebro lo que quiere es comprar ahora, no pensar en que debe esperar o, peor todavía, que no puede comprar.

Este sistema de fraccionar los pagos tiene otra desventaja. Es más fácil que te salgas de tu presupuesto. Si tenías pensado gastar como mucho 1.500 euros en la televisión pero por sólo 5 euros más al mes tienes el último modelo, es muy probable que termines comprándolo. El resultado: habrás gastado 150 euros más.

Además, como tu economía no se resiente tanto, es probable que sigas endeudándote con pequeños préstamos de ese tipo y caigas en la ruleta de la deuda.

En cualquier caso problema es que esta primera premisa no cuenta toda la historia, hay otros secretos de la financiación sin intereses que debes conocer y que te harán pensarlo dos veces antes de firmar este tipo de contrato.

¿Está seguro de que es financiación al 0%?

Si en la publicidad pone sin intereses y en el letrero pone sin intereses ¿por qué al final puedo terminar pagando intereses? La clave está, como casi siempre, en la letra pequeña, que en este caso se puede resumir en la diferencia entr TIN y TAE. Sin entrar en tecnicismos, el primero es el acrónimo de Tipo de Interés Nominal y el segundo de Tipo Anual Equivalente y la diferencia es que el primero sólo tiene en cuenta los intereses, mientras que el segundo incluye comisiones y gastos derivados del préstamo. ¿Cuál crees que debes mirar? Lógicamente el TAE. El TIN de un préstamo puede ser del 0% pero contar con un TAE del 10%.

El truco está en los gastos de gestión y los gastos de formalización que puede cobrar algunas entidades. Para que lo veas más claro, esto son tres ejemplos de supuesta financiación gratuita por la que terminarás pagando. Al final es algo parecido a lo que ocurre con tus ahorros entre el interés que te prometen y el interés real que obtienes.

Tarjeta Pass Carrefour

Anuncia una financiación a 10 meses sin intereses, pero al mismo tiempo indica las siguientes condiciones:

  • Para importes entre 200 y 2.000 euros el TAE máximo será de 11,81% y el TAE mínimo de 1,1%.

Este TAE surge por los 10 euros de gastos de formación, que hará que el importe total adeudado para 200 euros pases a ser de 210 y de 2.010 para el máximo de financiación.

Como puedes ver el préstamo no es gratuito, aunque sí que no incluye intereses, que están subvencionados por la financiera de Carrefour.

El Corte Inglés

La financiación sin intereses de El Corte Inglés funciona de forma similar. En este caso los gastos de gestión ascienden a 9 euros para financiación a doce meses o 20 meses si se trata de productos Apple.

Al final, los gastos de gestión harán que el TIN sea del 0% y esté subvencionado por el propio Corte Inglés, pero que la TAE se, por ejemplo, del 6,69% para un importe de 300 euros y del 0,55% para 3.000 euros.

Decathlon

En Decatlon siguen un procedimiento algo diferente que también se puede ver en empresas como Conforama. En su caso, cuentan con una comisión de apertura del 2% sobre el importe financiado para clientes que no dispongan de la tarjeta Alsolia. Estos son tres ejemplos de lo que terminarás pagando.
3 meses sin intereses desde 100 euros con comisión de apertura financiada del 2%. Ejemplo para una compra de 150 euros: TIN 0%, TAE 12,77%. Comisión de apertura: 3 euros. Importe total adeudado: 153 euros. Una primera cuota de 53 euros y 2 cuotas de 50 euros.

5 meses sin intereses desde 200 euros con comisión de apertura financiada del 2%. Ejemplo para una compra de 250 euros: TIN 0%, TAE 8,38%. Comisión de apertura: 5 euros. Importe total adeudado: 255 euros. Una primera cuota de 55 euros y 4 cuotas de 50 euros.

10 meses sin intereses desde 300€ con comisión de apertura financiada del 2%. Ejemplo para una compra de 400 euros: TIN 0%, TAE 4,50%. Comisión de apertura: 8 euros. Importe total adeudado: 458 euros. Una primera cuota de 48€ y 9 cuotas de 40 euros.
Si no quieres caer en la trampa un primer paso es sumar las cuotas para ver si el precio final corresponde con el normal del artículo. Sin embargo, la mejor práctica sigue siendo leer la letra pequeña del contrato de financiación porque ahí tendrás todas las condiciones del préstamo, incluidos los intereses de demora y quien está detrás de la financiación.

¿Qué pasa si no pagas?

Más allá de la trampa del TAE frente al TIN, también hay alternativas de financiación sin intereses y 100% gratuita como por ejemplo la que ofrece Decathlon para los clientes con su tarjeta Alsolia o la que propone ahora mismo Worten. Esto no quiere decir que no sigan existiendo riesgos.

La mayoría de ofertas de financiación incluyen una serie de cuotas mínimas en función de la cantidad del préstamo y unos días para proceder al pago. ¿Qué sucede si hay un retraso? Básicamente lo mismo que con una tarjeta de crédito, que empezarán a correr intereses disparatados que pueden superar holgadamente el 12% y ahí es donde reside parte del negocio de este tipo de financiaciones.

Si vives al día o usas mucho esta fórmula de pago es relativamente fácil que te puedas distraer con alguno de los recibos y entonces tendrás un serio agujero en tus finanzas hasta que saldes la deuda.

Ahora que ya lo tienes más claro ¿Te arriesgarías con la financiación sin intereses?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

3 Comments on “Lo que la financiación sin intereses al 0% esconde”

  1. Fernando Ramos

    Cuando aceptamos una FINANCIACION, estamos aceptando un PRESTAMO. Este préstamo en cuanto es firmado, es VENDIDO por la entidad bancaria a uno de los múltiples fondos de inversión que lo utilizarán para engrosar algún DERIVADO FINANCIERO, solo con esta operación el banco ya está ganando INMEDIATAMENTE !!! (lo que pasa en el FONDO de inversión es otra cuestión en la que también el usuario final, el “bonista” es TIMADO.)
    Por eso, y pese a las tasas de morosidad cada vez más altas, los bancos se afanan porque les firmemos créditos al consumo (esas llamadas en la hora de la siesta).
    Cuando algo es GRATIS….el producto,,,eres TU.

    más info: https://ataquealpoder.wordpress.com/

  2. Javier

    Hola.

    No entiendo en base a que se calcula el TAE.

    Si hago una compra de 150€ y me cobran gastos de comisiones 153€.

    ¿ Por qué el TAE es 12,77%?

    Gracias , un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.