Amortizar cuota o plazo ¿cuál es mejor?

PreAhorroHipoteca y Vivienda, Libertad financieraHacer un comentario

amortizar hipoteca plazo o cantidad

Uno de los tres peligros ocultos de la deuda es que te convierte en su esclavo y te hace vivir con miedo al qué podrá pasar. Si tienes una hipoteca seguro que sabes de lo que hablo. ¿Cuántas veces has soñado con poder quitarte esa pesada losa que supone tu préstamo hipotecario? Seguro que muchas.

En un artículo anterior ya te dimos las claves para averiguar si te conviene o no amortizar hipoteca. Lo que ocurre es que para la mayoría de españoles es que esta amortización anticipada es un proceso que se alarga en el tiempo. Son muy pocos los que dispone del capital necesario para terminar con la hipoteca ‘de tacada’ y de una vez por todas.

La solución pasa por hacer pequeñas aportaciones que vayan reduciendo la cuantía de la deuda. Lo que pocos se preguntan al devolver el préstamo es si es mejor reducir cuota o reducir plazo. Son dos opciones diferentes y de las dos, la segunda es la que más sale a cuenta.

Para que lo entiendas mejor, vamos a empezar con el ejemplo de un préstamo más corto y menos mastodóntico que una hipoteca, donde además el interés a pagar puede cambiar. Imagina que has contratado un préstamo de 10.000 euros a 5 años y al 6% para comprar tu coche. Durante los próximos 60 meses estarás pagando al banco 193,33 euros al mes.

Al final de periodo habrás abonado al bando 11.599,8 euros, es decir, 1.599,8 euros sólo en intereses. Si quieres pagar menos intereses puedes ahorrar e ir amortizando el préstamo. Para este ejemplo imaginemos que ganas un premio de 2.500 euros en la lotería (no tendrías que pagar impuestos por esta cuantía).

Puedes usar ese dinero para amortizar parte del préstamo y puedes hacerlo de forma bien diferente: reduciendo cuota del préstamo o disminuyendo el plazo de pago.

Reducir la cuota del préstamo

Si elegimos esta opción pasaríamos a pagar parte del préstamo pero sin alterar la duración del mismo. El efecto será que la cuota se reducirá efectivamente. En concreto, de 193,33 euros pasaremos a pagar 135,33 euros.

Al final del préstamo los intereses pasarían a ser de 1.119,8 euros, un 31% menos.

Esta opción tiene la ventaja de que se libera parte del dinero que se destina a la deuda y que se puede destinar ya al ahorro para generar libertad financiera.

Reducir plazo del préstamo

La segunda opción es acortar la vida del crédito. En otras palabras, pagar durante menos tiempo. La desventaja es que calcular cuánto quieres reducir el plazo puede ser más trabajoso. A fin de cuentas no es tan sencillo calcular cuánto tiempo se puede ahorrar con cada cantidad de dinero. Para dar con la cifra puedes usar un simulador de préstamos online.

Como verás ahora, la ventaja es con esta fórmula puedes ahorrar hasta la mitad de los intereses que pagarías. Y es que en un préstamo, el interés compuesto juega en tu contra.

Siguiendo con nuestro ejemplo, la cuota se iría a más del doble. De menos de 200 euros pasaría a 443,21 euros. Eso sí, a cambio, los intereses sólo sumarían 637,04 euros, también mucho menos de la mitad.

Los números no son más que el reflejo de una realidad. Los préstamos a largo plazo favorecen al banco y los cortos a ti. De hecho, esto mismo se puede replicar, con ciertas salvedades, en las hipotecas. De forma resumida, en una hipoteca a 35 años puedes llegar a pagar más del doble por tu vivienda.

Por eso mismo si vas a comprar casa, intenta que sea con una hipoteca a menos de 15 años. Y si ya tienes préstamo, piensa en amortizar anticipadamente porque tu bolsillo lo agradecerá.

Cuanto pagas por la hipoteca de tu casa

 

Eso sí, tampoco conviertas la hipoteca en tu prioridad para no caer en uno de los errores financieros más comunes a los 30, 40 y 50. Aquí puedes ver el resto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.